Third World Gay Revolution

A cincuenta años de su fundación


Al cumplirse este mes el cincuenta aniversario de su fundación, Moléculas Malucas presenta la historia de la agrupación Third World Gay Revolution de Nueva York, cuyos principales impulsores fueron los argentinos Juan Carlos Vidal y Néstor Latrónico. Estaba integrado por lesbianas y homosexuales negr*s y latin*s del llamado Tercer Mundo. En este artículo se traza por primera vez la corta pero intensa experiencia del grupo, desde su fundación hasta su disolución, acompañado de un conjunto de materiales de archivo inéditos desde su publicación original. Entre ellos, incluimos la primera traducción al castellano de su potente plataforma de demandas.



Por Juan Queiroz



En el verano neoyorquino de 1970, dos militantes argentinos, Juan Carlos Vidal y Néstor Latrónico, tomaron parte decisiva en la creación del Third World Gay Revolution (Revolución Gay del Tercer Mundo), una pequeña plataforma de acción política que señaló inéditas rutas de lucha, generó marcos de visibilidad para personas latinas y negras en un espacio hegemonizado por blanc*s, y articuló alianzas transversales con sectores hasta entonces alejados de las reivindicaciones del movimiento gay.


Durante sus nueve meses de existencia, el Third World Gay Revolution participó activamente en manifestaciones y revueltas callejeras, y asistió a encuentros de militancia revolucionaria donde asumió en voz alta una postura crítica en contra de la homofobia imperante en las izquierdas heterosexuales y el racismo encubierto dentro del movimiento gay. Los escasos documentos que produjeron revelaron sus intentos de articular la militancia racial y sexual y de instalar la noción de triple opresión –clasista, racista y heterosexista– padecida por personas latinas y negras de su comunidad.


Contraportada del periódico "Come Out!" (No 5. Sept, 1970), publicado por el Gay Liberation Front de Nueva York. En esta edición se presentó públicamente el Third World Gay Revolution por primera vez en un medio gráfico. A lo largo de cinco páginas diseñadas por Juan Carlos Vidal, se publicaron textos del grupo y su manifiesto “Los oprimidos no se convertirán en opresores”. Reproducido con la autorización de Perry Brass (GLF). Archivo Moléculas Malucas.

La revuelta de Stonewall y la formación del Gay Liberation Front

La madrugada del sábado 28 de junio de 1969, una razia policial irrumpió una vez más en el bar gay Stonewall Inn, situado sobre la calle Christopher del barrio Greenwich Village de Manhattan. Aquel atropello colmó esta vez la paciencia de sus concurrentes. El sometimiento y la pasividad, la furia contenida frente al acoso policial, habían llegado a un punto límite. La resistencia que presentaron esa noche en el interior del bar mujeres trans y travestis hispanas y negras, maricas y lesbianas butch, se expandió como un reguero de pólvora por las calles del barrio y se tradujo en seis días de choques violentos con las fuerzas policiales, que se vieron obligadas a reforzarse con unidades antidisturbios.

Este histórico estallido alumbró el nacimiento de una nueva forma de resistencia, al tiempo que actuó como un factor nítido de empoderamiento y empujó a la acción radical a una importante cantidad de jóvenes que, sin previa experiencia en la militancia, sintieron la necesidad de generar espacios de organización. Así, una vez pasado el cenit de la revuelta, ávid*s de ser parte de la nueva etapa que se inauguraba, se reunieron con integrantes de grupos como la Mattachine Society (Sociedad Mattachine) y Daughters of Bilitis (Hijas de Bilitis) para discutir nuevas acciones de lucha.


Estas dos agrupaciones reclamaban desde hacía dos décadas el fin de la discriminación a homosexuales y lesbianas. Lo hacían con un mensaje correctivo de puertas adentro, pidiendo aplacar aspectos que podían ser considerados escandalosos por parte de potenciales aliad*s, como las demostraciones de afecto en público o vestirse de forma llamativa en las caminatas de protesta que organizaban con pancartas. Como muestra de este reclamo de “moderación”, en pleno estallido, integrantes de la Mattachine Society pintaron sobre una ventana tapiada del Stonewall Inn la frase “Los homosexuales suplicamos a nuestra gente que por favor ayuden a mantener una conducta pacífica y tranquila en las calles del Village”[1].


Para trazar estrategias de militancia junto al nuevo público joven, la Mattachine Society creó un Comité de Acción, en el cual también participaron las Daughters of Bilitis. Sin embargo, una marcada división comenzó a aflorar ya en las primeras reuniones. El grupo de jóvenes, más identificado con el espíritu radicalizado de la rebelión generacional de los años sesenta y con fuerte animosidad hacia la policía, estaba posicionado ideológicamente en la vereda opuesta a la de estas dos agrupaciones. En consecuencia, a los pocos días, un puñado de ell*s comenzó a reunirse de forma independiente en Alternate U, una escuela y universidad revolucionaria gratuita donde se congregaban organizaciones de izquierda y de la contracultura neoyorquina[2]. Mientras tanto, en el Comité de Acción seguían produciéndose fracciones. Luego de un fuerte desacuerdo, la militante lesbiana Martha Shelley, que en esa época presidía Daughters of Bilitis, decidió integrarse al grupo que se reunía en Alternate U. Allí, el 31 de julio de 1969, luego de una acalorada y prolongada reunión, l*s integrantes dieron formación a una nueva estructura a la que llamaron Gay Liberation Front (Frente de Liberación Gay), la primera de una gran cantidad de organizaciones por los derechos de personas LGBT surgidas en Estados Unidos luego de la revuelta de Stonewall[3].


Desde un principio, el Gay Liberation Front (GLF) decidió funcionar como una estructura horizontal sin liderazgos ni jerarquías. Estaba conformado en su mayoría por jóvenes blanc*s de distintas clases sociales, trabajador*s, universitari*s, artistas y hippies, que coincidían en la necesidad de formar coaliciones e integrarse a un movimiento mayor formado principalmente por organizaciones revolucionarias heterosexuales. El GLF veía en la supremacía masculina el origen de todas las opresiones sufridas por su comunidad y se definían como un “grupo revolucionario homosexual de hombres y mujeres conscientes de que la completa liberación sexual para todas las personas no puede lograrse a menos que se eliminen las instituciones sociales existentes”[4].


De Buenos Aires a Nueva York: La ruta militante de Néstor Latrónico y Juan Carlos Vidal


Desde una Buenos Aires gris, expulsados por el ambiente represivo de la dictadura argentina del general Onganía (1966-1970), una pareja de argentinos compuesta por el poeta Néstor Latrónico y el artista y diseñador Juan Carlos Vidal llegaron en 1968 a Nueva York junto a sus amigas Alicia Hasper y la poeta Martha Ferro[5]. Luego de vivir junt*s los primeros meses en el East Village de Manhattan, alquilaron en enero de 1969 un amplio departamento en Prospect Park, Brooklyn. Hasper recuerda:

"Éramos muy amigas de Juan Carlos y Néstor en Buenos Aires. Allí yo iba a la Facultad de Filosofía y Letras junto con Martha, donde participábamos en los grupos de izquierda. En un determinado momento decidimos que los cuatro nos mudaríamos a Nueva York. Al llegar, a todos nos golpeó fuerte en la cabeza el enorme cambio cultural. Veníamos de la pacata Argentina y en esa época estaban muy de moda en Nueva York las relaciones abiertas. Mi relación de pareja con Martha fue tomando distintas formas, al igual que la de Néstor y Juan Carlos. Y nos fuimos adaptando, era el momento de la experimentación y de la liberación. Martha y yo trabajábamos modelando desnudas para estudiantes de dibujo, lo cual también supuso una gran liberación"[6].



De izq. a der. Alicia Hasper, Néstor Latrónico, Juan Carlos Vidal y Martha Ferro, en el departamento de Brooklyn que alquilaron junt*s en 1969. Foto Archivo Alicia Hasper.

Por su parte, Juan Carlos, en el tiempo libre que le dejaba su trabajo en una heladería de Manhattan, comenzó a realizar afiches por encargo para movimientos políticos, entre los cuales estaban la delegación en Nueva York de l*s Young Lords, una agrupación política revolucionaria puertorriqueña surgida en Chicago, y el Partido Panteras Negras, otra organización negra revolucionaria de izquierda nacida en California en 1966 que instaba a la formación de patrullas civiles armadas para enfrentar la brutalidad policial.

Cuatro meses después del estallido de Stonewall, en Octubre de 1969, Latrónico concurrió al primer baile organizado por el GLF, llevado a cabo en Alternate U. Según recuerda:


"Nuestro grupo seguía viviendo en Brooklyn. En mis habituales salidas a Manhattan yo recorría la zona de Christopher Street, que era el área gay por excelencia. Allí me enteraba de lo que estaba pasando con el surgimiento de un nuevo movimiento. Fue así como supe que el GLF estaba organizando un baile que iba a ser distinto. Y así fue, maravilloso, toda la gente afectuosa, un sentido de comunidad que no se encontraba en los bares típicos"[7].


Esa noche Latrónico conoció a Dan Smith, uno de los principales miembros fundadores de la agrupación, quien lo invitó a incorporarse al movimiento. En un arrebato de entusiasmo, en consonancia con la efervescencia de la época, Latrónico comenzó a participar de las actividades del GLF. Poco tiempo después, aunque con menos fervor, lo siguió Vidal, quien, acaso por su experiencia previa en el Partido Comunista argentino, miró en un principio la militancia gay a la distancia. No obstante, terminó adquiriendo un lugar de importancia dentro del GLF, no solo por su marcada postura ideológica de izquierda que compartía con la mayoría de l*s integrantes, sino por sus colaboraciones como dibujante y diseñador gráfico[8]. A lo largo de su recorrido activista, Vidal encontraría en la producción visual un factor clave en la articulación de demandas. Su práctica artística como práctica política emitía potentes mensajes de militancia radical, no solo a través del dibujo sino también mediante la realización de trabajos artesanales en afiches, fanzines, revistas y volantes que realizaba desde su departamento con una pequeña máquina de impresión de serigrafías.

En abril de 1970, Néstor y Juan Carlos, junto a Alicia y Martha, viajaron a Puerto Rico. Hasper recuerda que l*s cuatro fueron a “meterse en la militancia”. Vidal llevaba información de contactos en la isla que le habían dado sus conocid*s de la agrupación Young Lords. Una vez allí, alquilaron el último piso de una antigua casona en el Viejo San Juan y se vincularon con militantes revolucionari*s locales. Juan Carlos, junto a un importante artista local, perfeccionó sus conocimientos sobre impresión de afiches en serigrafía mientras seguía produciendo trabajos por encargo[9]. A los dos meses, ya de regreso en Nueva York, realizó para l*s Young Lords un importante póster de fuerte corte feminista. El trabajo estaba hecho sobre la base de un retrato fotográfico de cuatro destacadas integrantes de la agrupación que aparecían junto a la leyenda “Machismo es Fascismo–Igualdad para las mujeres”. La potencia feminista de la época estaba en plena ebullición. Y eso no solo atraía a Juan Carlos, también se había filtrado con fuerza dentro de l*s Young Lords, que debieron introducir cambios a su plataforma de 1969 por pedido de algunas de sus integrantes[10].



Poster realizado en serigrafía por Juan Carlos Vidal en base a una fotografía que en mayo de 1970 realizó Michael Abramson en un encuentro de mujeres de l*s Young Lords realizado en East Harlem, Manhattan. Las retratadas son Iris Morales, Denise Oliver, Nydia Mercado y Lulu Carreras, destacadas integrantes de la agrupación que impulsaron cambios dentro del partido para darle una dimensión feminista. Archivo CSPG - Center for the Study of Political Graphics.

El surgimiento del Third World Gay Revolution


Al regresar a Nueva York, luego de dos meses en Puerto Rico, Juan Carlos y Néstor, sin haberlo premeditado, se transformarían en protagonistas de una poderosa cronología de militancia homosexual. Una experiencia extraordinaria que tuvo lugar en una época de opresión y de cuestionamiento generalizado, en la cual en pocos meses pasaron de no concebirse a sí mismos como militantes gays a liderar la toma de conciencia como gays del Tercer Mundo.


El 28 de junio de 1970, organizado principalmente por el GLF, se realizó en Nueva York el Christopher Street Gay Liberation Day (que luego pasó a denominarse “marcha del orgullo”) para conmemorar el primer aniversario de Stonewall. Ese día, el GLF y otras agrupaciones, volcaron a las calles a sus militantes para participar de la marcha que contó con la presencia de más de 5.000 homosexuales, lesbianas, trans y travestis. En una fotografía en poder de la biblioteca pública de Nueva York, pueden verse en primer plano a Néstor Latrónico y Juan Carlos Vidal marchando ese día (Vidal iba hablando con Néstor, que vestía una larga camisa blanca).


La semana siguiente a la marcha, Néstor y Juan Carlos, impulsados por la experiencia política revolucionaria que vivieron en Puerto Rico, decidieron proponer el armado de una nueva agrupación autónoma para la llamada gente del Tercer Mundo. Dentro del GLF, se había organizado recientemente la formación de “grupos de concientización” para que sus

Integrantes del TWGR en una reunión en el departamento de Néstor Latrónico. Sentados sobre la ventana, Hiram Ruiz y Ana Sanchez, a su izquierda Néstor Latrónico. Juan Carlos Vidal junto a Doug, sentados delante a Ruiz. Agosto de 1970. Foto gentileza de Hiram Ruiz.

miembros con intereses y demandas en común realicen encuentros semanales[11]. Dos de esos grupos, integrados por homosexuales y lesbianas negr*s y latin*s, se reunían en el nuevo departamento de Latrónico en Manhattan, al que luego se mudaría Vidal[12]. Durante el mes de julio de 1970 discutieron junt*s la propuesta de una nueva agrupación que, aunque sin escindirse del GLF, funcionaría de forma independiente. Así, en los primeros días de agosto de 1970, en una reunión realizada en el departamento de Latrónico, fundaron el Third World Gay Revolution (TWGR), un grupo sin estructuras complejas dispuesto a cuestionar hasta el final la supremacía blanca y la opresión racial, social y sexual sufrida por su comunidad. Sus integrantes coincidían en que les pesaba la ambivalencia de ser parte de un movimiento predominantemente blanco que, aunque trataba el tema racial, no tomaba una posición decisiva y programática al respecto. Desde el TWGR, ell*s pretendían combatir también la homofobia imperante en las izquierdas heterosexuales y en los movimientos revolucionarios negros e hispanos. Así recuerda su experiencia en la formación del grupo el cubano Hiram Ruiz, uno de sus miembros fundadores:

"En el verano de 1970, siendo un estudiante de 19 años, me integré al grupo de concientización del Tercer Mundo, que se reunía semanalmente en casa de Néstor y Juan Carlos y que luego se transformó en el TWGR. Sin separarnos del GLF, en nuestras reuniones definíamos estrategias de militancia que incorporábamos a una agenda propia, compartíamos experiencias personales sobre exclusión racial y reflexionábamos sobre la opresión heterosexista y de cómo esta generaba odio en nosotr*s mism*s. En mi caso, y lo entendí más tarde, esa experiencia fue lo que más me formó como adulto hispano y gay"[13].


Dentro de la mayoría blanca y masculina que predominaba en el GLF, existían también otras excepciones, como Sylvia Rivera, Marsha Johnson y Zazu Nova, quienes junto a otras compañeras el 25 de septiembre de 1970 fundaron Street Transvestite Action Revolutionaries (Acción de Travestis Callejeras Revolucionarias), uno de los grupos más radicales junto al TWGR surgidos desde la agrupación[14]. Con estos nuevos grupos revolucionarios en acción, compuestos por homosexuales, lesbianas, trans y travestis trabajadoras sexuales latin*s y negr*s, se gestó en el GLF un entusiasmo de poder expandirse hacia otros horizontes militantes. En consecuencia, comenzaron a apoyar y promover sus actividades a través de su periódico Come Out! (1969-1972)[15]. Lo mismo hizo Allen Young, un importante miembro de izquierda del GLF, quien desde su boletín Gay Flames (1970-1971) publicaba manifiestos y actividades de estos grupos mientras denunciaba la violencia hacia las travestis, cuyas voces no encontraban espacio en la prensa homosexual.



Portada de “Gay Flames Pamplhet” No 7, enteramente dedicado al TWGR. En esta edición, publicada en septiembre de 1970, el grupo publicó su manifiesto “Los oprimidos no se convertirán en opresores” y la carta de Huey Newton dirigida a los movimientos de liberación femenina y liberación gay. Archivo Moléculas Malucas.

El TWGR y las Panteras Negras


El TWGR mantuvo a lo largo de su existencia un acercamiento con l*s Young Lords y las Panteras Negras, en parte debido a la relación que desde 1969 mantenía Juan Carlos Vidal con algun*s de sus integrantes. La empatía entre el movimiento negro y el movimiento gay, sumada a una especie de legitimación mutua, alimentó la potencia militante en el TWGR. No obstante, en su primera semana de existencia, el grupo elaboró un potente manifiesto titulado Los oprimidos no se convertirán en opresores dirigido principalmente a las organizaciones revolucionarias del Tercer Mundo, en el que ponían en cuestión el machismo y el heterosexismo reinantes en ellas. A lo largo del texto, el TWGR no solo detallaba la triple opresión que sufría su comunidad sino que también advertía que el derecho de autodeterminación sobre el propio cuerpo sería “defendido con la vida”[16].


La primera lectura pública del manifiesto tuvo lugar en un encuentro realizado por las Panteras Negras en Washington el 8 y 9 de agosto de 1970. El movimiento gay había sido convocado allí junto a otras agrupaciones populares y revolucionarias para colaborar en la organización y preparativos de la Convención Constitucional de los Pueblos Revolucionarios, que tendría lugar en septiembre de ese año, donde se redactaría una versión más popular e igualitaria de la Constitución de Estados Unidos. Dentro del GLF hubo rechazos a la invitación por parte de integrantes que condenaban la retórica homofóbica imperante en algun*s miembros de las Panteras Negras. No obstante, en términos generales, la convocatoria produjo un clima de entusiasmo en la agrupación y en el TWGR, no solo por considerarla un gesto inédito hacia su comunidad por parte de un movimiento de izquierda revolucionaria, sino también porque dejaba entrever allí una potencial alianza. Hiram Ruiz recuerda ese momento:

"Representando al TWGR, nueve compañer*s decidimos concurrir al primer encuentro preparatorio de las Convenciones realizado en la Howard University de Washington para colaborar en la organización. Nuestra presencia allí pudo hacer visible a un grupo tercermundista más amplio y sirvió para que nuev*s integrantes se sumaran al TWGR. También pudimos desarrollar vínculos con otras organizaciones políticas, porque nuestro movimiento no se limitaba exclusivamente a la cuestión gay, sino que era un grupo de liberación compuesto por gente gay"[17].


Integrantes del TWGR y el GLF frente a la Howard University de Washington, D.C., en un descanso durante la reunión preparatoria organizada por el Partido de las Panteras Negras para la Convención de Filadelfia. En el extremo izquierdo, con remera verde, la activista trans Angela Douglas, a su lado, con remera roja, Jim Fouratt, miembro fundador del Gay Liberation Front. Sentada en una silla, con camisa blanca, Kip, integrante muy activa en el TWGR, en la otra silla, Doug, también del TWGR. En el extremo derecho, con pantalones rojos, Frenchie, una integrante latina del TWGR. Foto gentileza de Hiram Ruiz.

Aun así, durante el encuentro no estuvieron ausentes las tensiones. Lois Hart, una lesbiana blanca activa en el GLF desde sus inicios, relató con notable irritación en un artículo publicado en Come Out!, su experiencia y cómo, mientras ignoraban sus demandas, entre gritos e imposiciones, algunos organizadores se dirigían en tono despectivo a homosexuales y lesbianas. Hart relató que fue tildada de “racista” por haber cuestionado si su comunidad debía apoyar una Convención en la que no estaba clara la receptividad hacia la liberación gay y femenina. También destacó que allí su única conexión real con la lucha por la liberación negra la había encontrado en la gente del TWGR[18].


A seis días de finalizado el encuentro en Washington, donde el manifiesto del TWGR circuló en copias mimeografiadas, Huey Newton, líder de las Panteras Negras, pronunció un discurso en Nueva York titulado “Una carta de Huey Newton a los hermanos y hermanas revolucionari*s sobre los movimientos de liberación femenina y liberación gay". La carta, que a la semana siguiente fue publicada en el diario oficial del Partido, puede considerarse como el primer pronunciamiento en favor de la liberación homosexual surgido desde el movimiento por los derechos civiles de l*s negr*s[19]. Allí, Newton escribía: “Cuando tenemos conferencias, actos y movilizaciones revolucionarias debería haber una participación plena del movimiento de liberación gay y del movimiento de liberación de las mujeres”. Y realizaba una afirmación inédita hasta el momento: “No podemos decir que un homosexual no pueda ser también un revolucionario. (…) Todo lo contrario, quizás un homosexual pueda ser el más revolucionario de todos”. Newton concluía diciendo que los homosexuales no eran el enemigo del pueblo sino uno de los sectores más oprimidos de la sociedad. Este apoyo público del líder del Partido causó un fuerte impacto dentro del movimiento de liberación homosexual y tuvo una gran repercusión en publicaciones revolucionarias y de la contracultura de todo el país. El GLF la consideró como “revolucionaria y de vanguardia” luego de que el TWGR le pidiera que la reconociera públicamente como un extraordinario avance en la revolución[20]. Tres años más tarde, en julio de 1973, el Frente de Liberación Homosexual de Argentina publicó la traducción al castellano en la portada de su periódico Homosexuales.[21].


La carta de Huey Newton fue publicada por primera vez el 21 de Agosto de 1970 en el periódico "The Black Panther", Black Community News Service. Archivo Moléculas Malucas.

El 22 de agosto de 1970, al día siguiente de publicada la carta, se realizó en Manhattan un breve encuentro entre integrantes del GLF y Huey Newton. La reunión, convocada por Newton, tuvo lugar en el departamento de la actriz Jane Fonda, donde ese día el líder ofrecería una conferencia de prensa. La idea de Newton era organizar acciones en común entre el movimiento gay y las Panteras Negras. En representación del GLF asistieron la periodista trans Angela Douglas, el escritor Nikos Diaman y John Knoebel, uno de los fundadores de la agrupación. Según cuenta Knoebel, después de haber sido recibid*s por Jane Fonda, Newton, se refirió a su reciente carta y les propuso realizar movilizaciones conjuntas durante los meses venideros[22]. Aunque esas movilizaciones no llegaron a concretarse, el GLF y el TWGR sí estuvieron presentes en las dos sesiones de la Convención Constitucional de los Pueblos Revolucionarios, la primera en Filadelfia en septiembre de 1970 y la siguiente en Washington, D.C., a fines de noviembre de ese mismo año.




Días de furia. El TWGR sale a la calle


Fotografía de los estallidos del 29 de agosto de 1970 en Nueva York, tomada por el fotógrafo Steve Rose. Periódico “Come Out!”, n°5, sept-oct. 1970, pag.3. Archivo Moléculas Malucas.

El TWGR debutó en el activismo callejero el sábado 29 de agosto de 1970, en una importante revuelta producida en respuesta al incremento de la represión policial en Nueva York. En las últimas tres semanas, a pocos días de finalizado el Christopher Street Gay Liberation Day, cientos de homosexuales, travestis y lesbianas, en su mayoría hispan*s, habían sido arrestad*s en la calle 42, a la altura de Times Square, una zona muy concurrida por la comunidad LGBT. Según relata el boletín Gay Flames en su primer número, el Third World Gay Revolution, Radicalesbians, el GLF y Gay Activists Alliance se autoconvocaron para movilizarse contra la policía:

"Nadie sabía cuánta gente vendría, si los cerdos [policías] nos molerían a palos o si los héteros nos acosarían, pero sí sabíamos que, si no nos lanzábamos a la calle, el accionar de los cerdos continuaría impunemente. Entonces fuimos allí, y unas 550 personas marcharon por la calle 42 (…). Los héteros y los cerdos estaban demasiado sorprendidos por nuestra fuerza y poder, y se limitaron a mirarnos y a leer nuestros volantes"[23].

Durante esa misma noche, los grupos se dirigieron a la Casa de Detención de Mujeres, una institución policial carcelaria ubicada a dos cuadras del bar Stonewall Inn. El lugar era fuertemente cuestionado por abuso, maltrato y discriminación racial hacia mujeres lesbianas y heterosexuales que estaban allí privadas de su libertad; a tal punto que Angela Davis, quien dos meses más tarde estuvo detenida en ese mismo centro, lo definió de esta manera: “Las condiciones atroces que caracterizan a prácticamente todas las prisiones estadounidenses están presentes en este lugar”[24]. Al llegar al establecimiento, l*s manifestantes ya conformaban una multitud enardecida que exigía la liberación de las detenidas. Estas, contagiadas de la ira que venía del exterior, comenzaron a arrojar colchones incendiados desde las ventanas mientras l*s manifestantes las arengaban e instaban a que prendieran fuego el edificio. La policía comenzó a reprimir intentando la desconcentración de la muchedumbre. Un manifestante negro fue herido brutalmente por la represión, y varias personas se pintaron el rostro con su sangre en un gesto de solidaridad. El punto de mayor tensión se dio en la calle Christopher, donde los disturbios se prolongaron toda la noche. Allí, l*s manifestantes prendieron fuego a tachos de basura, destrozaron autos y saquearon vidrieras mientras arrojaban botellas rotas contra las fuerzas policiales. La furia continuó aun a plena luz del día siguiente. El choque sangriento dejó decenas de policías y manifestantes herid*s. Los detenid*s sufrieron maltratos y abusos en la comisaría y recién fueron liberad*s cuando el GLF pagó una costosa fianza por cada un* de ell*s.



Portada de “Come Out!”, n°5, septiembre de 1970 con una fotografía de los estallidos del 29 de agosto de 1970. En esta misma edición el TWGR hizo su primera presentación pública en un medio gráfico. Reproducido con la autorización de Perry Brass (GLF). Archivo Moléculas Malucas.

El TWGR en "Come Out!"

A principios de septiembre de 1970, pocos días después de la revuelta callejera, el TWGR comenzó a reunirse en un loft vacío en la calle 23 entre las avenidas Sexta y Séptima, en Manhattan[25]. El grupo hizo su primera presentación pública en un medio gráfico en Come Out!, el periódico del GLF, que le dedicó cinco páginas. En ellas, el TWGR nombraba a sus dieciséis integrantes (Ana, Barbara, Carlos, C.C., Dale, Doug, Felipe, Frenchie, Hiram, Jean, Juan, Kip, Néstor, Tonnaey, Vera y Yolanda) y manifestaba:

"Los gays del Tercer Mundo sufren una opresión que no es compartida por nuestras compañeras y compañeros blancos, una opresión que ellos nunca podrían SENTIR verdaderamente. Por lo tanto, a pesar de las tantas organizaciones que emergen en el Movimiento de Liberación Gay, las personas del Tercer Mundo no han podido relacionarse con ninguna de estas. Esto es por el racismo inherente que existe en todo grupo blanco con líderes blancos y pensamientos blancos"[26].


Una de las cinco páginas que el periódico del Gay Liberation Front le dedicó al TWGR. El diseño estuvo a cargo de Juan Carlos Vidal. “Come Out!”, n°5, septiembre de 1970. Archivo Moléculas Malucas.

En la misma edición el grupo publicó su manifiesto en inglés y español y reprodujo la reciente carta de Huey Newton. También publicaron textos de sus integrantes junto a un poema de Martha Ferro y otro de Néstor Latrónico. Juan Carlos Vidal, quien se ocupaba de diseñar las publicaciones del TWGR, acompañó esos textos con el dibujo de una granada explosiva. Y en una impactante contratapa incluyó la imagen de dos mujeres negras armadas con fusiles, que se transformaría de ahí en adelante en la imagen oficial del grupo. Esa estética estaba en sintonía con la usada en la época por grupos revolucionarios y de lucha armada, pero hasta el momento era inédita en el movimiento gay. En palabras de Néstor Latrónico, este mensaje favorable a la revolución armada “era una evidente influencia del contexto de época, una tendencia impulsada por las Panteras Negras. En nuestro grupo también había personas que habían estado en Cuba colaborando con la cosecha de caña y tenían muy claro cómo funcionaba allí la revolución. Yo, personalmente, nunca estuve de acuerdo con la lucha armada dentro o fuera del movimiento”[27]. Por su parte, Vidal consideraba que el cambio solo se lograría a través de la revolución y mantenía una postura ideológica de apoyo a las agrupaciones de lucha armada[28] que –aunque no era compartida por la mayoría de l*s integrantes del TWGR– él dejaba traslucir en sus colaboraciones gráficas.



Juan Carlos Vidal durante su viaje a Puerto Rico. Mayo de 1970. Archivo Moléculas Malucas.

La Convención Constitucional de los Pueblos Revolucionarios

La primera Convención Constitucional de los Pueblos Revolucionarios, organizada por el Partido de las Panteras Negras, se celebró en Filadelfia entre el 4 y 7 de septiembre de 1970. El encuentro convocó a unas trece mil personas, de las cuales menos de la mitad pudo ingresar al recinto debido a su limitada capacidad. Fueron cuatro días agitados donde concurrieron, además del TWGR, entre treinta y cuarenta integrantes del GLF y otras agrupaciones de liberación gay de distintos puntos del país. Gracias a la convocatoria de las Panteras Negras, estos grupos pudieron coincidir por primera vez en un mismo lugar y discutir conjuntamente futuras políticas de militancia. Un encuentro que se transformó, improvisadamente, en una suerte de primera convención nacional del movimiento gay[29]. La crónica de Gay Flames dio cuenta de un profundo y comprometido debate entre estos grupos y de los fuertes cuestionamientos del TWGR hacia los gays blancos por su racismo, hacia “el punto de vista de clase media, típico del ambiente universitario”, muy presente en el GLF, y hacia las posturas homófobas imperantes en las agrupaciones blancas de izquierda y de los movimientos tercermundistas[30]. Mientras los grupos debatieron las propuestas elaboradas para ser incluidas en la nueva Constitución, el TWGR leyó su manifiesto y no solo logró imponer una lista de demandas de 18 puntos sino que también consiguió que dichos reclamos se presentaran en nombre de todo el movimiento gay.


Una plataforma propia

Dos días después de finalizada la Convención de Filadelfia, el TWGR se dispuso a redactar una plataforma propia. La intención del grupo era presentarla en la segunda Convención que tendría lugar en Washington en noviembre de ese año. El texto, originalmente dividido en trece puntos, estaba encabezado por la frase “Lo que queremos, lo que creemos”, que había sido el título utilizado por las Panteras Negras en su plataforma de 1966. El TWGR se inspiró en aquella plataforma y en la del Partido de l*s Young Lords, de 1969, para elaborar la propia, incorporando algunos reclamos y adaptándolos a la realidad de homosexuales, lesbianas, trans y travestis del Tercer Mundo. En un tono de alto voltaje, propio de la izquierda revolucionaria radicalizada y sin precedentes en las demandas del movimiento de liberación gay, el manifiesto reclamaba, entre otras cuestiones, el derecho al cambio de sexo si fuera requerido y la modificación del lenguaje para que ningún género tenga prioridad sobre otro. Consideraban que "estos son derechos humanos que deben ser defendidos con nuestros cuerpos puestos en el campo de batalla. El sistema tal como existe ahora niega estos derechos humanos básicos al implementar la heterosexualidad forzada". En otro punto expresaban que homosexuales y mujeres “deberían tener una participación plena en el Ejército Revolucionario Popular”. La plataforma original fue publicada por primera vez en el número 7 de Gay Flames, en noviembre de 1970. El día 11 de ese mes, el TWGR le incorporó modificaciones y le agregó tres nuevos puntos.



La plataforma del TWGR en el periódico “Kaleidoscope”. El diseño de estas páginas estuvo a cargo de Juan Carlos VIdal. Enero de 1971. Archivo Moléculas Malucas.

[Leer la traducción de la última versión de la plataforma aquí]



Durante la segunda parte de la Convención Constitucional de los Pueblos Revolucionarios, realizada el último fin de semana de noviembre en Washington, D.C., el TWGR leyó su plataforma frente a más de ciento cincuenta varones gays, para luego, junto al GLF, ser entregada a las Panteras Negras. El GLF pidió agregar al final del manifiesto un último punto redactado por ell*s: “Únicamente las lesbianas pueden considerarse mujeres liberadas. Únicamente los varones gays pueden escapar al rol sexista de «hombre»”. No obstante, la plataforma no pudo ser entregada debido al caos generado por la multitud allí presente[31]. Esto no impidió que el texto siguiera circulando. Su potencia retórica sedujo a distintos medios de la prensa gay y de la contracultura, como Kaleidoscope, Fag Rag y Berkeley Tribe, los cuales publicaron el texto y dieron cuenta del surgimiento del grupo[32].


El TWGR también se pronunciaba en su plataforma por “una nueva sociedad socialista revolucionaria” y llamaba al derrocamiento del capitalismo. Pero el movimiento de liberación gay no era bienvenido en la mayoría de los partidos y organizaciones de izquierda, principalmente en el Partido Comunista. Según relata Gay Flames, cuando el TWGR, junto a las travestis de Street Transvestite Action Revolutionaries (STAR) y algun*s integrantes del GLF, brindaron un fuerte apoyo a la militante comunista negra Angela Davis, privada de su libertad en la Casa de Detención de Mujeres de Nueva York, el PC rechazó la adhesión y les comunicó que podrían marchar con ell*s “siempre y cuando no lleven sus propias banderas o no se comporten como afeminados”. Estos grupos, que ya habían sido expulsados hasta en tres ocasiones de las marchas comunistas, ahora le advertían públicamente al PC: “Hasta ahora no hemos sido bastantes como para resistir físicamente, pero esperamos poder hacerlo en la próxima movilización”[33].



Vivir en comunidad


Luego de finalizada la Convención en Washington, Latrónico y Vidal comenzaron a vivir en comunidad junto a otros miembros del GLF en el loft de la calle 23, que continuaba siendo la sede de las reuniones del TWGR[34]. En palabras de Latrónico:


"La idea de vivir en comunidad, de crear las “gay collectives” [grupos de vivienda comunitaria], fue una clara movida política del GLF. Se habían formado varias. Con la nuestra vivimos meses maravillosos, un verdadero comunismo, uno para todos y todos para uno, un movimiento donde cada cual era libre de tomar una iniciativa. Al mismo tiempo para mí fue una época turbulenta, agitada y muy creativa, que incluyó mi primera y verdadera inmersión en la cultura americana. En aquella época, todo lo que tenía de mi pasado, de la cultura argentina que había abandonado, era Juan Carlos. Todo lo demás era nuevo, estruendoso, desafiante e inmensamente rico y creativo. Yo nací de ese crisol"[35].



Néstor Latrónico en Nueva York. 1975. Foto William Schoen.

Las reuniones del TWGR en el loft se realizaban los viernes por la tarde, y, al finalizar, el grupo organizaba talleres sobre racismo en Alternate U, donde también concurrían las travestis de STAR. Perry Brass, que estuvo a cargo de la edición de los tres últimos números del periódico Come Out!, escribió sobre tensiones con estos dos grupos. Según Brass, a él le habían advertido que si no les entregaba el control de una parte del periódico a las STAR, Sylvia Rivera junto a algunas de sus compañeras prenderían fuego a todos los puestos de diarios del Village que vendieran Come Out! Un sector del TWGR también planteó fuertes exigencias. Según cuenta Brass:

"[El TWGR] controlaría una sección del periódico que Come Out! tendría que producir para ellos (y también lo distribuirían y lo venderían para su beneficio). No querían tener nada que ver con la degradante actividad capitalista de vender el periódico, como lo hacía yo en la calle. Si no lo hacíamos, yo sería tildado de racista y condenado al aislamiento"[36].

Come Out! no cedió ante estas advertencias que, si bien añadieron combustible a las tensiones, no llegaron a generar una ruptura con los dos grupos. En su número 7, el periódico le dedicó un considerable espacio al TWGR publicando su plataforma en doble página y una contratapa diseñada por Vidal con un texto titulado “Hermanas y hermanos del Tercer Mundo”[37].



Contraportada diseñada por Juan Carlos Vidal para el TWGR publicada en Come Out! No. 7. Diciembre de 1970. Archivo Moléculas Malucas.

Hacia fines de enero de 1971, como parte de las actividades del TWGR, Vidal y Latrónico realizaron un póster y un calendario con la frase “Gay is Angry”, un juego de palabras entre alegría (gay) y enojo (angry). El trabajo representaba una bomba de tiempo rodeada de mariposas apoyada sobre un rejunte de basura. De entre el conjunto resaltaba la palabra Dios y distintos nombres de marcas estadounidenses que representaban el capitalismo. En sus páginas interiores, también diseñadas e impresas en serigrafía por Vidal, publicaron la plataforma del TWGR y destacaron con frases en los distintos meses las fechas clave en la lucha reciente de gays, lesbianas y travestis[38]. Mientras tanto, en la correspondencia que Vidal mantenía con su familia, relataba sus actividades artísticas y militantes. En ellas se refería a las “noticias muy hermosas” que llegaban de Argentina a Estados Unidos relacionadas a las luchas populares y de los grupos guerrilleros contra la dictadura militar, comandada en ese momento por el general Levingston. “Acá también la gente está luchando –escribía Vidal–, pero es muy difícil, porque justamente este es el centro del imperio y es donde tienen concentrado todo lo mejor para que la gente no proteste. Tienen el ejército federal, la guardia nacional, la guardia estatal, el FBI, la CIA, la policía…… la cámara de gas, la silla eléctrica”[39].



Afiche en serigrafía realizado por Juan Carlos Vidal y Néstor Lartrónico en 1971. Esta imagen fue utilizada también ese año como portada de un calendario que Vidal y Latrónico diseñaron junto a integrantes del TWGR y el Gay Liberation Front.

[Ver calendario aquí] Cortesía: ONE Archives at the USC Libraries.



El Latin Gay Revolution y la revista Afuera


A lo largo de 1971 comenzaron a disolverse la mayoría de los grupos de militancia gay de Nueva York. En febrero de ese año, el TWGR anunció que dejaba de reunirse regularmente[40]. Tres meses más tarde, el grupo aceleraba su proceso de disolución, y celebró sus últimas reuniones en un espacio cedido por el YWCA en Harlem[41]. Latrónico recuerda que, después de un tiempo, el grupo se fue disolviendo y solo quedó el nombre “que se volvió mítico, como la expresión de un deseo”[42]. No obstante, Vidal y Latrónico no abandonaron el activismo en Nueva York. En el mes de marzo formaron el Latin Gay Revolution (LGR), un nuevo grupo integrado por lesbianas y homosexuales latin*s entre cuyos propósitos principales estaba el denunciar la persecución a los homosexuales en Cuba. El LGR publicó un único documento en el boletín Gay Flames. Se trataba de una carta escrita por Latrónico (firmada como “Néstor”) en la que relataba a homosexuales estadounidenses la situación sufrida por sus compañeros cubanos. Allí también les cuestionaba la ceguera sobre la realidad opresiva padecida por las personas del Tercer Mundo y sobre la falta de voluntad de los homosexuales blancos para cuestionarse su propio racismo[43].


Paralelamente con su actividad en el LGR, Juan Carlos Vidal creó junto a cuatro amig*s un pequeño colectivo de artistas llamado Guerrilla Graphics desde donde produjeron en un taller propio, primero ubicado en el distrito de Queens y luego en Manhattan, afiches para los movimientos gay, feminista y antiguerra de Vietnam, entre otros. Desde Guerrilla Graphics, Vidal realizó el afiche para la segunda marcha del Christopher Street Gay Liberation Day que se celebró en Nueva York el 27 de junio de 1971. El trabajo no llevaba la firma de ninguna agrupación militante y fue pegado en las calles del barrio Greenwich Village en los días previos a la marcha[44].



Texto escrito por Néstor Latrónico en representación del Latin Gay Revolution. "Gay Flames". Marzo de 1971. Archivo Lesbian, gay, bisexual and transgender periodical collection. Manuscripts and Archives Division. The New York Public Library. Astor, Lenox, and Tilden Foundations.

La primavera neoyorquina de 1972 encontró al GLF completamente disuelto. Latrónico y Vidal continuaban activos en su militancia. Sus experiencias en el TWGR, el LGR y Guerrilla Graphics derivaron en mayo de 1972 en la revista Afuera, de corte militante, que publicaron para dirigirse a lesbianas y homosexuales latin*s residentes en Estados Unidos. Publicaron alrededor de doscientos ejemplares en un único número escrito en castellano. Juan Carlos se encargó del proyecto gráfico y realizó gran parte de las ilustraciones. Néstor invitó a colaborar a poetas y militantes, entre ell*s a su amiga Martha Ferro y a integrantes del ya extinto LGR. A último momento, cuando estaban a punto de iniciar la impresión, Latrónico pudo incluir la “Declaración del Frente de Liberación Homosexual al Pueblo de Buenos Aires” fechada en noviembre de 1971, que le entregó un contacto argentino. Aunque Néstor ya había escuchado rumores sobre la formación de un movimiento homosexual en su país, pudo confirmar su existencia por aquella declaración, a la que consideró un buen augurio. Afuera fue distribuida entre amig*s latin*s en Nueva York, pero al poco tiempo, como una aventura más, quedó en el olvido.



Portada y contraportada de la revista Afuera, publicada por Juan Carlos Vidal y Néstor Latrónico. Brooklyn, primavera de 1972. Archivo Moléculas Malucas.

En mayo de 1973, Latrónico decidió viajar a Buenos Aires, atraído por el retorno de la democracia y la creación del Frente de Liberación Homosexual (FLH). A los pocos días de llegar, se incorporó al Grupo Eros de esa agrupación, en el cual tuvo una activa participación. En diciembre de ese año, durante una estadía de pocos meses en Buenos Aires, Juan Carlos participó también de reuniones y actividades de dicho grupo. Ambos llevaban con ellos su experiencia militante iniciada tres años atrás. Pero la ilusión de libertad que prometía el advenimiento de la democracia tuvo corta duración. Hacia fines de 1974, con el endurecimiento de la persecución y represión antihomosexual por parte del grupo parapolicial Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), nacido desde un sector del peronismo, Latrónico y Vidal regresaron a Nueva York por separado.


El 26 de agosto de 1985, Vidal falleció a consecuencia de enfermedades asociadas al VIH.

Al celebrarse el 50.º aniversario de Stonewall en Nueva York, el 30 de junio de 2019, Néstor Latrónico y el resto de sus compañer*s fundador*s del GLF marcharon junt*s nuevamente llevando una remera con la imagen del afiche realizado por Juan Carlos para la marcha de 1971, acompañado de la frase “En amoroso recuerdo de Juan Carlos Vidal”.

El breve y revulsivo recorrido del TWGR, aunque ausente en las narrativas oficiales de la historia del movimiento LGBT, dejó en el aire un legado que, atravesando fronteras, no solo inspiró el surgimiento de nuevas experiencias militantes en la época sino que además se alza como una suerte de recordatorio de demandas que siguen vigentes. En los tiempos actuales dominados por la brutalidad policial, el racismo y la transfobia criminal, el ejemplo del TWGR constituye un clamor cuyas reivindicaciones golpean la puerta de las tibias agendas del activismo LGBT actual.



Poster realizado por Juan Carlos Vidal para la segunda marcha del Christopher Street Gay Liberation Day (más tarde llamada “Marcha del Orgullo”). Junio de 1971. Archivo John Lauritsen.



Notas al pie


[1] Carter, David. Stonewall: The Riots that Sparked the Gay Revolution, St. Martin's Press, 2004, p.143.


[2] Alternate U funcionaba en un edificio ubicado en la esquina de la Sexta Avenida y la calle 14, en el barrio Greenwich Village de Manhattan. Tanto el Gay Liberation Front, como el Third World Gay Revolution y Street Transvestite Action Revolutionaries usaron el espacio para organizar bailes, reuniones y talleres.

[3] Para un estudio mayor sobre el Gay Liberation Front de Nueva York ver Kissack, Terence, “Freaking Fag Revolutionaries: New York's Gay Liberation Front, 1969-1971”. Radical History Review, Vol. 1995. n.º 62. 1 de Abril de 1995.

Para una cronología detallada sobre el GLF ver Knoebel, John. "Gay Liberation Front. A Brief History", 2019, https://www.academia.edu/36676448/Gay_Liberation_Front-A_Brief_History.docx


[4] Editorial. Come Out!. Vol. 1. n°3. Abril-Mayo 1970. Nueva York, Gay Liberation Front. p. 2


[5] Durante el año 1969, Martha Ferro, poeta muy involucrada en la izquierda, trabajaba como lavaplatos en un restaurant hippie de comida macrobiótica llamado The Cauldron, ubicado en el Lower East Side de Manhattan. Feminista, socialista, titiritera, en plena dictadura cívico-militar argentina, Ferro dirigió la revista feminista Todas, con cuatro números publicados (para un análisis sobre esta experiencia periodística ver http://conti.derhuman.jus.gov.ar/2018/03/seminario/mesa_17/bellucci_mesa_17.pdf ).

En los años 80, Ferro también fue una reconocida cronista de policiales en diarios y revistas de Buenos Aires como Crónica, Crítica y Esto.


[6] Entrevista telefónica realizada por el autor a Alicia Hasper, el 22 de enero de 2020. Hasper también trabajó en un grupo de video llamado Queer Blue Light Gay Liberation Video, fundado en Brooklyn en 1971 por Dan Smith, uno de los fundadores del GLF. Queer Blue Light Gay Liberation Video fue una organización sin fines de lucro que produjo y distribuyó videos sobre temas relacionados con la comunidad gay. Años más tarde Hasper se mudó a San Francisco, donde reside actualmente.


[7] Entrevista del autor a Néstor Latrónico, n.p. Julio de 2020.


[8] Entrevista del autor a Néstor Latrónico, n.p. Noviembre de 2018.

[9] Cartas de Juan Carlos Vidal a su madre. 14 de abril y 1 mayo de 1970.


[10] En la plataforma que l*s Young Lords dieron a conocer en 1969, la agrupación planteaba en uno de sus puntos que “el machismo debe ser revolucionario y no opresivo”. Esto generó una fuerte respuesta por parte de algunas integrantes mujeres que sostenían que el machismo no tenía nada de revolucionario sino que era tan opresivo como el racismo. Esa demanda logró que la frase de la plataforma fuera modificada por “Queremos igualdad para las mujeres. Abajo con el machismo y el chauvinismo masculino”.


[11] John Knoebel cuenta que los "Grupos de Concientización" eran una práctica inspirada en el movimiento de liberación femenina llevada al GLF por sus integrantes lesbianas. "Dentro de un grupo pequeño, cerrado y de confianza, l*s participantes dieron testimonio personal y a menudo emocional sobre temas como la revelación, el acoso contra los homosexuales, las relaciones homosexuales, los padres, la religión, los roles sexuales, el género, etc. en un esfuerzo para comprender la opresión gay y transformar las experiencias personales en comprensión política". Knoebel, John, "A Brief History of The New York Gay Liberation Front: 1969-1972". https://www.academia.edu/36676448/Gay_Liberation_Front_A_Brief_History_docx


[12] El departamento que alquiló Latrónico al regresar de Puerto Rico fue sede de reuniones y de la fundación del TWGR en agosto de 1970. Estaba ubicado en el número 260 West de la calle 15, en Manhattan. Allí vivió junto a Juan Carlos Vidal hasta diciembre de ese año, fecha en que se mudaron a un loft de la calle 23.


[13] Entrevista del autor a Hiram Ruiz, n.p. Enero de 2020. Ruiz colaboró con artículos en el diario Come Out! y fue el fundador del Gay Liberation Front en la Florida State University, en Tallahassee.


[14] Terence Kissack cuenta que "como forma de brindar una red de apoyo a las travestis de la calle, la mayoría de los cuales ejercía la prostitución, varias travestis –incluyendo a Sylvia Rivera, Marsha Johnson y Bambi Lamour– crearon STAR (Travestis de la Calle Revolucionarias en Acción), en el otoño de 1970. Esto era el colmo de la paradoja de la queer revolucionaria con perfil de “peleadora callejera”. Las STAR usaron la impronta de lo “revolucionario” para cuestionar hasta el final la noción de masculinidad normativa". En Kissack, Terence, op.cit, p.123.


[15] El 14 de noviembre de 1969 el GLF publicó el primer número de su periódico oficial Come Out!, el primero editado por gays y lesbianas en el país después de los disturbios de Stonewall. Se publicaron un total de ocho números entre 1969 y principios de 1972. Era vendido por integrantes del GLF en las esquinas del barrio Greenwich VIllage y en puestos de revistas y librerías de la zona como la Oscar Wilde Memorial Bookstore, de Craig Rodwell, ubicada en la calle Christopher.


[16] El manifiesto circuló originalmente, en inglés y castellano, en hojas sueltas mimeografiadas durante el encuentro organizado por el Partido Panteras Negras en Washington el 8 y 9 de agosto de 1970. Fue publicado por primera vez en Come Out! Vol. 1, n°5, sept-oct. 1970, p.13 y paralelamente en Gay Flames Pamphlet n°7, septiembre de 1970, p.3. Dos años más tarde, en mayo de 1972, se reprodujo en el primer boletín del Frente de Liberación Homosexual de Argentina (FLH), y en julio de 1973 en el periódico Homosexuales, publicado por el FLH.


[17] Entrevista del autor a Hiram Ruiz, n.p. Enero de 2020.


[18] "Black Panthers call a revolutionary people's Constitutional Convention: A white lesbian responds", Come Out! Vol. 1, n°5, sept-oct. 1970, p.15.


[19] "A letter from Huey to the revolutionary brothers and sisters about the women's liberation and gay liberation movements", The Black Panther, Black Community News Service, Vol. 5, No. 8, 21 de Agosto de 1970. p.5.


[20] “Gay People Help Plan New World”, Gay Flames. A Bulletin of the Homofire Movement. No. 2, p.1.


[21] La traducción para el Frente de Liberación Homosexual de Argentina estuvo a cargo del escritor José "Pepe" Bianco, por pedido de Juan José Hernández y Héctor Anabitarte. Bianco estaba vinculado al Grupo Nuestro Mundo del FLH. En octubre de 1972, la carta fue distribuida en Buenos Aires en hojas mimeografiadas por el Grupo Nuestro Mundo. En julio de 1973 fue publicada en la portada del periódico Homosexuales.


[22] Delatorre, Chris, “John Knoebel, founding GLF member”, julio 2009. https://stonewallrebels.wordpress.com/2009/07/01/40-years-after-stonewall-part-3-john-knoebel/


[23] "We're Fighting Back!", Gay Flames. A Bulletin of the Homofire Movement. No. 1, Sept. 1. 1970, p.1.


[24] Davis, Angela Y. If They Come in the Morning. Voices of Resistance. New York Third Press, 1971.


[25] El loft estaba ubicado en el 3er piso de un edificio ubicado en 124 West de la calle 23. Era alquilado por Paul Aginsky, miembro del GLF y amigo de Latrónico y Vidal. Aginsky lo cedía para las reuniones del Third World Gay Revolution.


[26] "Who we are. Quiénes somos", Come Out! Vol. 1, n°5, sept-oct. 1970, p.12.


[27] Entrevista del autor a Néstor Latrónico, n.p. Latrónico agrega a este testimonio que "más tarde en una reunión del Frente de Liberación Homosexual, donde militamos, Néstor Perlongher vino con una propuesta dirigida al grupo Eros. En esa reunión estábamos Eduardito Todesca, Marcelo Benítez, Alejandro Jockl y yo. Nestor dijo que tenía un contacto para que aprendiéramos a tirar al blanco, un debate que duró semanas y que no prosperó porque ni Benitez, ni Jockl, ni yo estuvimos de acuerdo".


[28] En distintas cartas a su familia, entre enero de 1971 y mayo de 1972, Vidal hace clara su postura de apoyo a la lucha armada revolucionaria.


[29] Delatorre, Chris, op. cit.

[30] “Gay People Help Plan New World”, op. cit, p.1.


[31] La plataforma original de 13 puntos se redactó el 9 de septiembre de 1970 y se publicó por primera vez en el boletín Gay Flames 7 en noviembre de 1970. El 11 de noviembre de ese año fue modificada y se le agregaron tres nuevos puntos. Durante la segunda parte de la Convención Constitucional de los Pueblos Revolucionarios organizada por las Panteras Negras, a fines de noviembre de 1970, el GLF pidió agregar un nuevo punto redactado por la agrupación. La versión final de la plataforma contó con 17 puntos.


[32] "Third World Gay Revolution", FagRag. A Gay Male Newspaper, No. 2, Otoño 1971, p.8.

"Third World Gay Revolution: What We Want". Berkeley Tribe. Vol 3, No. 11, Issue No. 71, Noviembre 13-20, 1970, p.8.

"3RD WORLD GAY REVOLUTION 16 POINT PLATFORM & PROGRAM". Kaleidoscope. Vol III, No. 21 (#82) Enero 1-8, 1971, p.4.


[33] “Gay Liberation meets the Communist Party”, Gay Flames. A Bulletin of the Homofire Movement, No. 7, nov. 14, 1970. p.7.


[34] A los pocos días se mudó también Paul Aginsky con otros tres importantes miembros del GLF (Dan Smith, Earl Galvin y Pat) que no pertenecían al TWGR. De a poco, juntos fueron construyendo separaciones internas con telas y maderas de cajones de botellas de leche (milkcrates) que habían encontrado en la calle. Y así empezaron a convivir. Aginsky bautizó al colectivo Milkcrates, Crafts and Graphics.


[35] Entrevista del autor a Néstor Latrónico. Mayo de 2020.


[36] “Coming Out Into Come Out!", Perry Brass, en The Come Out! Reader, Steven Danski et al, Apple Books, 2012, p.11. (Ebook).


[37] Come Out! No. 7, dec. 1970, p.24.


[38] Vidal se refiere a este calendario en una carta a su madre fechada el 27 de enero de 1971.


[39] Carta su madre, Ibídem.


[40] Gay Flames. A Bulletin of the Homofire Movement, No. 10, Feb. 1971, p.7.


[41] El YWCA es una antigua organización sin fines de lucro dedicada a combatir el racismo y comprometida con el desarrollo social de las mujeres y sus familias.


[42] Entrevista del autor a Néstor Latrónico. Mayo de 2017.


[43] "Latin Gay Revolution", Gay Flames. A Bulletin of the Homofire Movement, No. 12, March 1971, p.2.


[44] El activista y escritor John Lauritsen, miembro del comité organizador de las dos primeras marchas, recuerda: “Compré el póster en la librería Oscar Wilde Memorial Bookshop, en Christopher Street. Todavía puedo ver a los dos atractivos Juan Carlos y Néstor parados en el frente de la tienda, junto a la caja del mostrador”. Entrevista con el autor, junio de 2020.



Fuentes consultadas

Afuera. El Centro Impresor. Nueva York, primavera de 1972.

Avicolli Mecca, Tommi (Ed). Smash the Church, Smash the State!: The Early Years of Gay Liberation. City Lights Publishers, 2009.

Berkeley Tribe. Vol 3, No. 11, Issue No. 71, Noviembre 13-20, 1970.

Brass, Perry. Entrevista realizada por Juan Queiroz (2018).

Carter, David. Stonewall: The Riots that Sparked the Gay Revolution, St. Martin's Press, 2004.

Come Out! Vol. 1, No. 1 (noviembre 1969) al Vol. 2, No. 8 (diciembre 1971).

Dansky, Steven et al. The Come Out! Reader, Apple Books, 2012. (Ebook).

Delatorre, Chris, John Knoebel, founding GLF member, julio 2009. https://stonewallrebels.wordpress.com/2009/07/01/40-years-after-stonewall-part-3-john-knoebel/

FagRag. A Gay Male Newspaper, No. 2, Otoño 1971.

Gay Flames. A Bulletin of the Homofire Movement. No. 1 (septiembre 1970) al No. 13 (abril 1971).

Gay Flames Pamphlet. No. 7. Septiembre 1970.

Gay Liberation in New York City. http://outhistory.org/exhibits/show/gay-liberation-in-new-york-cit/3rd-world/pg-1


Gottschalk, Donna. Entrevista realizada por Juan Queiroz (2020).

Hasper, Alicia. Entrevista realizada por Juan Queiroz (2020).

Homosexuales. Frente de Liberación Homosexual de Argentina. Julio 1973.

Kaleidoscope. Vol III, No. 21 (#82) Enero 1-8, 1971.

Kissack, Terence, “Freaking Fag Revolutionaries: New York's Gay Liberation Front, 1969-1971”. Radical History Review, Vol. 1995. n.º 62. 1 de Abril de 1995.

Knoebel, John. Entrevista realizada por Juan Queiroz (2018).

Knoebel, John, "A Brief History of The New York Gay Liberation Front: 1969-1972". https://www.academia.edu/36676448/Gay_Liberation_Front_A_Brief_History_docx

Latrónico, Néstor. Entrevistas realizadas por Juan Queiroz (2016-2020).

Lauritsen, John. Entrevista realizada por Juan Queiroz (2020).

Prema, Jean. Entrevista realizada por Juan Queiroz. 2020.

Ruiz, Hiram. Entrevista realizada por Juan Queiroz. 2020.

The Black Panther, Black Community News Service, Vol. 5, No. 8, 21 de Agosto de 1970.

Vidal, Juan Carlos. Correspondencia (1968-1985), n.p.

Young, Allen. Entrevista realizada por Juan Queiroz (2019).



Agradecimientos


Mabel Bellucci, Perry Brass, Alejandro Feijóo, Javier Fernández Galeano, Elisa V. Ferraris, Marcelo Ernesto Ferryera, Donna Gottschalk, Alicia Hasper, Joaquín Insausti, John Knoebel, Néstor Latrónico, John Lauritsen, Ricardo Lorenzo, Meredith Mann, de la División de Manuscritos y Archivos de la New York Public Library. Astor, Lenox, and Tilden Foundations, Jonathan Best, ONE Archives at the USC Libraries, Jean Prema, Hiram Ruiz, Ana Sanchez, John Silva, César Villamil, William Schoen, Allen Young.



AVISO SOBRE REPRODUCCIÓN


Los trabajos publicados en Moléculas Malucas, así como las imágenes que los acompañan, solo pueden reproducirse con la previa autorización de sus autor*s, personas entrevistadas, titulares de derechos de autor, traductor*s o archivos que custodian los materiales reproducidos junto a los artículos.

Desde Moléculas Malucas nos proponemos contribuir al acceso a estos materiales, por lo tanto en caso de precisar mayor información para establecer los contactos necesarios para la reproducción, pueden escribir a archivomoleculasmalucas@gmail.com y con gusto brindaremos asistencia.



Cómo citar este artículo:

Queiroz, Juan, “El Third World Gay Revolution”, Moléculas Malucas. 21 agosto, 2020.

https://www.moleculasmalucas.com/post/el-third-world-gay-revolution


Moléculas Malucas 2020 ® Todos los derechos reservados.