Sara Torres dialoga con Néstor Perlongher

Una alianza marica y feminista surgida en los años setenta



Continuando con el trabajo de exhumación de archivos y memorias fuera del margen, Moléculas Malucas junto al proyecto Archivos Desviados ofrece en esta ocasión el audio y la transcripción de un casete con un diálogo inédito entre Sara Torres y Néstor Perlongher realizado en Buenos Aires en 1984.



Por Mabel Bellucci y Juan Queiroz



La prolongada amistad entre Néstor Perlongher y Sara Torres tuvo su origen en 1972 durante una reunión realizada días después de transcurrida la mesa redonda sobre liberación sexual, convocada en marzo de ese año por la revista 2001 Periodismo de anticipación. Al poco tiempo, Néstor y Sara, junto a Osvaldo Baigorria, Mónica Giraldez, Eduardo Todesca, Norma y Pablo Lamas, Hilda Rais, Marta Migueles y otr*s militantes feministas y del Frente de Liberación Homosexual (FLH), decidieron formar el Grupo Política Sexual (GPS), una especie de laboratorio para la confección de ideas políticas surgido ante la orfandad de teorías emancipatorias que acogieran las existencias de feministas, homosexuales y de varones heterosexuales concientizados. Desde el GPS sus integrantes dieron inicio así a una serie de reuniones informales de estudio, lectura, cine y charlas-debate. De acuerdo con el testimonio de Baigorria, ell*s “bregaban por el libre ejercicio de la sexualidad como un intento de franquear los límites de una revolución venidera. Preocupaciones sobraban aparte de lo presupuestado, había un franco interés por demoler los famosos edictos policiales que permitían el abuso impune de la autoridad. Las razzias policiales utilizaban como fundamento para su accionar violento los edictos y la Ley de Averiguación de Antecedentes”.


Páginas centrales del Nº 45 de la revista 2001 Periodismo de anticipación. Fuente: Archivos Desviados.

Sara Torres, que para entonces ya estaba militando en el feminismo, recuerda que ese primer encuentro en el que conoció a Perlongher fue el momento en que encontró el eje que estaba buscando para su vida: “Ahí conocí a Néstor, conocí a Mónica, a Eduardo. Todo ese grupo que después conformamos otras cosas y que seguimos enredados con vínculos de amistad, de familia, ocurrió ese día y de ahí siguió hasta ahora” [1].


Los primeros encuentros del GPS se realizaron en el departamento de Sara Torres en Floresta y en la casa de María Elena Oddone, adalid del Movimiento de Liberación Femenina (MLF), en la calle Buschiazzo 3040, del barrio de Palermo. Más tarde se trasladaron a la avenida Corrientes 848, donde funcionaba la pequeña sede del MLF y la redacción de la revista Persona. Durante una larga temporada el GPS hizo de ese despacho alquilado por Oddone su lugar estratégico de reuniones.


Néstor y Sara fueron afianzando su amistad en el marco de esa composición caótica de tendencias y personajes de los turbulentos años setenta que habilitaron la posibilidad de fuertes coincidencias no tanto entre agrupaciones sino por grupos de afinidades, por personas que se conocían entre sí. A contramano de las prácticas políticas de tal coyuntura histórica, esas alianzas entre integrantes del FLH con compañeras feministas intentaron asentar una cofradía con tod* sujet* explotad* y oprimid*que prometiera azotar las más profundas raíces del capitalismo y embistiera al modelo del machismo patriarcal. Es decir, apelaban a esa gran masa crítica para alcanzar una convergencia en un nuevo y amplio frente de liberación y resistencia tanto sexual como social, con un brío emancipatorio.


Sara Torres fotografiada por Néstor Perlongher. Mayo de 1973. Fuente: Archivos Desviados.

Néstor Perlongher fotografiado por Sara Torres. Mayo de 1973. Fuente: Archivos Desviados.

A partir de 1981, desde el exilio sexual de Perlongher en San Pablo ocurrido cinco años después de la disolución del FLH, Néstor y Sara entablaron una extensa correspondencia que mantuvieron hasta la muerte del poeta en 1992. La partida hacia a Brasil de la tía de la liberación marica argentina es recordada así por Sarita: “Para mí fue un momento de mucha tristeza porque bueno..., compartíamos muchas cosas. Y fue una decisión muy, muy discutida, pero creo que fue una excelente decisión, pero bueno, igual incluso mirar la foto [de su partida] me produce mucha tristeza. Aunque después seguimos permanentemente en contacto, en esa época usábamos muy poco el teléfono, era muy caro todavía. Y ahí empezó la correspondencia de Néstor conmigo” [2].


En las distintas visitas que Perlongher realizó a Buenos Aires en ese período se hospedó en una habitación del departamento de Sara ubicado en la calle Defensa y Carlos Calvo, en pleno corazón de San Telmo. Allí, Néstor encontraba la calidez y el refugio que Sarita le brindaba de manera ilimitada. Sara recuerda que Perlongher leyó por primera vez en ese mismo departamento su emblemático poema “Cadáveres”, escrito en diciembre de 1982 en un viaje de 48 horas en ómnibus de Buenos Aires a San Pablo : “Fue algo impresionante, estaba este living lleno, no sé, eran más de 40 personas, no sé cómo entraban todos, paraditos estábamos. Y fue muy, muy impresionante, muy impactante, y era casi la primera expresión que veíamos traspasada al arte de la situación que habíamos vivido, de la cual hablábamos y no hablábamos, y era permanentemente quién estaba, quién no estaba, quién no había aparecido, quién no llegaba a una reunión, qué pasó con tal, bueno…” [3]. Luego de la lectura de este poema tan crudo como contestatario, Perlongher dejó el manuscrito en manos de Sara para su custodia.

Militancia feminista, homosexual y de izquierda


Sara Torres, activista feminista, archivista, sexóloga y fotógrafa, es conocida dentro de las filas de trinchera del feminismo histórico y de la militancia marica como “Sarita”. Es difícil encontrar a algún activista homosexual argentino de los años '70 que no haya pasado por su casa o que no haya compartido alguna actividad militante junto a ella. Lo mismo se puede decir que sucede entre las referentas del feminismo histórico.


Cuando cumplió 19 años, llegó a sus manos un ejemplar del libro El segundo sexo, de Simone de Beauvoir. Su lectura marcó un antes y un después en su pensamiento pero también en su vida. En 1967 se recibió de consejera Humanista Social y realizó estudios en la Sociedad Argentina de Sexología para luego egresar de la Universidad del Museo Social Argentino.


Uno de los primeros volantes de UFA. "Día de la madre", año 1970. Fuente: Archivo Librepensadora Liberacionista.

La entrada de Sarita al feminismo se remonta al día 20 de octubre de 1971, cuando el diario La Opinión publicó un pequeño artículo sobre la Unión Feminista Argentina (UFA, 1970-1976) bajo el título "Primer signo feminista local". En él se citaba el texto de un volante de la agrupación que decía: “El Día de la Madre es el bombón para hacernos aceptar 80 horas de trabajo semanal no remunerado…” “Felicitaciones mamá, descansa hoy que mañana vuelve todo a empezar”. Al pie se publicaban los datos de la casilla de correo 95, sucursal 12 B, Buenos Aires. Sara, sin perder la oportunidad, se comunicó de inmediato por carta y enseguida recibió una respuesta con la invitación a una reunión en la calle Olleros, donde en ese momento funcionaba el local de la UFA. A partir de ese día Sara se sumó a la agrupación. En una entrevista que concedió al diario Página 12, ella rememora esos momentos iniciales: “Recuerdo lo maravillosas que eran nuestras discusiones, debatiendo los diferentes puntos de vista. UFA fue un espacio en donde cada mujer tenía su posición e ideología consolidada y era respetada porque existía un punto en común y ese punto fue sostener y difundir los derechos de las mujeres”.


El compromiso militante de Sara no conoció el descanso, no se limitó exclusivamente al GPS y a la UFA. En 1974 integró también el grupo Muchacha, del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), un espacio que abordaba la lucha por la liberación de las mujeres y desarrollaba sus actividades con cierta autonomía respecto del partido. Sara tuvo tantas vidas como entretejidos, contactos, vínculos político-afectivos de alianzas con el movimiento de mujeres, feministas y homosexuales, imposibles de resumir en un solo artículo. Hacia 1982, circuló en los cenáculos porteños un documento tipeado a máquina firmado por el grupo de estudios GAIA [4], que por su contenido y demandas relacionadas a los derechos humanos, al feminismo y al socialismo se le atribuía la autoría a Sara Torres. A partir de 1986 participó de forma activa en la organización de los Encuentros Nacionales de Mujeres. Fue también integrante fundadora de ATEM (Asociación Trabajo y Estudio de la Mujer) y de Lugar de Mujer.


Volante del grupo Muchacha, del Partido Socialista de los Trabajadores. Año 1975. Fuente: Archivo Librepensadora Liberacionista.

La férrea conciencia de archivo que Sarita tuvo desde temprana edad hizo posible que hoy el Programa Sexo y Revolución, del Centro de Documentación e Investigación de la Cultura de Izquierdas en Argentina (CeDInCI), disponga para la consulta pública el Fondo Sara Torres, que se compone de 43 cajas con documentación fechada desde 1970 hasta 2004. Asimismo, el reconocimiento de su amplio recorrido se concreta en una variedad de ensayos académicos, reportajes gráficos y documentales, artículos periodísticos y libros que trazaron los itinerarios más significativos de su devenir a lo largo de más de cuarenta años de historia militante y profesional.


Este diálogo inédito entre Néstor y Sarita que ofrecemos a continuación, transcurrió en el histórico departamento de la calle Defensa en enero de 1984. De manera relajada y casual, con el tono de dos íntimas amigas, la charla es acompañada por el sonido de fondo del paso de los colectivos porteños y las campanadas de la iglesia San Pedro Telmo. Como lo había hecho el año anterior con su otra amiga feminista María Elena Oddone, en esta ocasión Perlongher entrevistó a Sara decidido a publicar este diálogo, bajo el seudónimo Rosa L. de Grossman, en la revista Alfonsina, dirigida por María Moreno. Pocos días después, para evitar posibles conflictos en su trabajo, Sarita prefirió postergar la publicación. Hoy, como forma de homenaje a est*s dos referent*s del feminismo y de las minorías sexuales, Moléculas Malucas ofrece esta conversación histórica a sus lector*s.




Audios del diálogo entre Sara Torres y Néstor Perlongher. Buenos Aires, enero de 1984


LADO A




LADO B




Transcripción



LADO A


Néstor Perlongher: Entonces que... resumiendo, que tu entrada a la política sexual es una especie de política del goce.


Sara Torres: Yo en este momento lo diría como descubrir… sería descubrir verdades pero no… O sea que sería el conocimiento del goce, la búsqueda. Qué pasa…


NP: Sí, sí… liberar deseos, que se yo…


ST: Este… viste, yo sentía que había todo un discurso que tenía baches, y a mí esos baches me producen molestias, entonces empecé a buscar.


NP: Sí. Y estamos hablando de lo político. Como también vos hacías una búsqueda, digamos, en la relación entre lo corporal gozoso y lo… lo principista abstracto.


ST: [asiente].


NP: Vos veías una contradicción entre esos dos campos y hacés una búsqueda por el lado de la sexología. Pero también hacés una búsqueda por el lado de la política.


ST: Exacto.


NP: O sea, una verdadera investigación.


ST: Claro, porque yo por ahí descubro a través de las compañeras de concientización que venían de una militancia política y que tenían una serie de, este…Digamos, como estructuras de pensamiento muy armadas, en las cuales no podías poner nada, porque estaba todo dicho.


NP: [asiente].


ST: Eh… la discusión empezó por el origen de la opresión de la mujer...


NP: Sí.


ST: ...cuando me decían que bueno, que Engels ya lo había resuelto, que esto que lo otro.


NP: Eran sobre todo trotskistas o marxistas…


ST: Marxistas.


NP: Marxistas…


ST: Entonces bueno, yo voy a Engels y descubro que no era ni tan científico como se decía y… [interrupción inaudible de Perlongher] yo le encuentro un montón de baches a Engels y todo el mundo lo tomaba como si fuera la Biblia.


NP: [asiente].


ST: Cuando empiezo a investigar con los trotskistas resulta que todo eso que a mí me resultaban baches, eran las partes que ellos se saltearon…


NP: [asiente].


ST: ...porque no eran importantes, porque no hacían a la lucha de clases.


NP: [asiente].


ST: Entonces, ahí descubrí que la gente se saltea cosas cuando no coincide con lo que está buscando, que yo evidentemente hacía lo mismo.


NP: [asiente].


ST: Porque yo justo veía todo lo relacionado con sexualidad, con la vida afectiva, con el lugar de la mujer en la familia, con los interrogantes que yo tenía en ese momento. Y cuando lo quería discutir con ellos resulta que eso ellos no lo habían profundizado… tanto. Este… eh… entonces por ahí me meto un poco en las polémicas sobre si existía el matriarcado o no, en esa época en el feminismo planteábamos la existencia del matriarcado y que había sido una situación igualitaria, que no había sido un matriarcado sino que había sido un momento en el cual la sociedad vivía, este… una situación igualitaria.


NP: Sí pero después te dio para ver que era una metodología.


ST: Bueno, aparte después seguí estudiando, descubrí el mito de la existencia del matriarcado, que se llama un matriarcado de sociedades matrilineales y bueno, y también descubro la universalidad del patriarcado, como algo más inamovible y pesado de lo que me había parecido hasta ese momento. Porque aparecía muy ligado a un sistema socioeconómico. Y la polémica con los marxistas en ese momento era y bueno, sobre el huevo y la gallina, si las clases originaban el patriarcado o el patriarcado era originado por las clases…


NP: Claro…


ST: Esa polémica no está resuelta. Este… yo ahora creo que es una cosa mucho más entremezclada, este… y creo que…


NP: Mucho más particular a mí se me ocurre, mucho más histórica.


ST: Este… y que el lugar en la producción no explica ni la aceptación por parte de las mujeres de la sumisión, ni la necesidad de jerarquizar una tarea sobre otra.


NP: Bueno… Eso…


ST: Cualquiera sea la tarea. Por qué se valora más una cosa que la otra no está claro… o se podría haber valorado al revés.


NP: Eso sería otro problema viste, a mí lo que me parece que lo que se sabe de las sociedades primitivas es que hay más… antes una separación que una opresión.


ST: Claro. Pero de esa separación surge una jerarquización de funciones, es más importante la casa…


NP: [interrumpe] Cuando aparece el Estado.


ST: No necesariamente. En las sociedades primitivas que se analizan, por ejemplo, sociedades en las cuales lo mayor de la alimentación es la agricultura, ¿no?, a la vez es cazadora, la tarea de caza la hacen los varones la agricultura la hacen las mujeres. Pero, eh… Las mujeres producen el 80% de la alimentación, los varones solamente el 20, y lo que está jerarquizado es la tarea de los varones, o sea que ni siquiera está relacionado con la alimentación, como siempre se dijo.


NP: A mí se me ocurre que hay una tendencia a considerar lo primitivo como una especie de globo.


ST: Sí, cuando hay de todo…


NP: Cuando hay de todo, y cuando cada sociedad hizo su mambo.


ST: Por ejemplo los mitos de las amazonas.


NP: Bueh… no por qué estás hablando de las amazonas, porque por ahí...


ST: Ay... me tengo que ir a comprar puchos, qué lástima… Este… no, lo de las amazonas venía a esto, a que… por ejemplo yo creo que debe pasar lo mismo que pasa con las amazonas con otros temas... Por ejemplo, las [palabra inaudible] que existen en Brasil, que están filmadas, que es una sociedad de mujeres solas y qué sé yo, no las estudia ningún antropólogo.


NP: No, no sabemos.


ST: No está, hasta hoy todavía no está, no está publicado, no está nada hecho sobre ellas. Son cazadoras, no son recolectoras, o sea, tienen un montón de mambos completamente distintos a lo que supone que son las sociedades primitivas, entonces estas no aparecen, siempre aparecen las que refuerzan los modelos impuestos.


NP: Bueno, yo no sé mucho viste, lo poco que sé de los krahôs es que no responden a nada. Porque los krahôs, la nota que quizá salga en El Porteño, es una sociedad totalmente dividida, escindida. Para nosotros hay, hay este… hay diferenciación, porque para nosotros lo público es más importante que lo privado. Entonces hay que ver cómo es para ellos.


ST: Pero bueh… aparte. Eh… un día proponen en UFA [Unión Feminista Argentina], que habían recibido una invitación para participar en la comisión esa para hacer un llamamiento por la liberación sexual. Entonces bueno cuando se nombra eso nadie quería ir. Yo era la primera vez que iba a ir como en representación y tenía mucho miedo a qué significaba ir en representación, qué podía decir, qué no, a qué me podía comprometer. Digamos, las reglas del juego de eso que yo no…


NP: Sí…


ST: …no lo conocía mucho entonces este… Pero, me fascinó la idea, y aparte descubro que yo pensé… me dijeron que todas iban a querer ir, pero nadie quería ir. Yo creo que nadie quería además de eso porque era un grupo mixto. Entonces, no se quería trabajar en esa época en un grupo mixto.


NP: [asiente].


ST: Este…, bueno.. entonces voy y ahí me encuentro con gente del Frente de Liberación Homosexual [se ríe], con gente del rock, con gente este… de lo más heterogénea [se rie].


NP: De las comunidades.


ST: De todo, de la educación alternativa, de todo esto. Y ahí en mí se produce otra este… otro deslumbramiento relacionado con la cantidad de prejuicios que yo tenía sobre las cosas, la cantidad de etiquetas que le había puesto a un montón de cosas que creía que era así.


NP: Sí.


ST: Y bueno, me pongo a verlos y me meto dentro de la cosa…


NP: Sí.


ST: …que esa es una diferencia que a mí a veces me cuesta entender en los demás, porque... bueno yo tardé como una semana en cambiar un montón de conceptos que había conservado durante 32 años.


NP: [asiente].


ST: Y… pero me costó muchísimo más poder transmitir a los demás esos conceptos, y de transmitirlos este… aparecía como una dificultad muy grande al cambio.


NP: ¿De parte tuya o de parte de los otros?


ST: De parte de los demás.


NP: ¿Cuáles eran los puntos de resistencia?


ST: Mmmm… lo de la comunidad… un poco. Yo no tuve el menor problema…


NP: [asiente].


ST: en mi vida había [palabra inaudible] y un día me dijeron bueno. Ah yo quiero ver cómo es, antes de emitir opinión, yo no puedo emitir opinión.


NP: Sí, no, pero esto no lo podemos poner. Estás muy antigua Sarita.


ST: Qué…


NP: Todo… está muy año 71.


ST: Es que ahí empezó todo eso. Vos me dijiste que empezara con la historieta.


NP: No, no, pero está bien, está bien… pero hagamos… tratemos de, de, de…


ST: Y pero ¿no querías poner lo del Grupo Política Sexual?


NP: Ya está…


ST: [inaudible].


NP: Ah, ok, ok. Bueno disculpame, está bien.


ST: ¿Te acordás del encuentro a partir de…?


NP: Si, no, me acuerdo del encuentro… sí.


ST: A partir de ahí también salió la necesidad de un grupo de política sexual que…, pero eso lo contás vos.


NP: Sí… No hay mucho para contar, es nada más que la idea de un grupo así…


ST: Exacto.


NP: Porque realmente no hay grandes cosas tampoco que hayamos hecho, no es para tanto… No, lo que yo quería recoger era la cuestión de la multiplicidad, o sea de que vos te metés en la sexología, te metés a trabajar con los rockeros y los gays en el grupo política sexual, te metés en el Grupo Parque, vos eras de las feministas que ibas al Grupo Parque,y después te metés en los grupos políticos también…


ST: Es que yo a partir de ahí me…


NP: Con una actitud independiente.


ST: Claro…


NP: Y eso te costó mucho…


ST: Eh… no era mi intención que fuera independiente, lo que pasa que mi intención era eh… que todo lo relacionado con el tema de la mujer, para mí era tan revolucionario en sí mismo, tan… revolucionario… revulsivo, en sí mismo, y que tenía una cosa… mi militancia pasaba con que yo eso lo tenía que difundir en todos lados…


NP: Sí.


ST: Y en todos lados que hubiera mujeres, bueno en todos esos lados había mujeres.


NP: Sí.


ST: Y había mujeres con una actitud de cambio, y a mí me parecía que era más fácil trabajar con ellas que con otra señora de Acción Católica [se ríe]. Este… lo mismo hago con… en relación con los partidos políticos. Cuando hablaban permanentemente de liberación y no había forma que entendieran el problema de la mujer, que además era secundario…


NP: [interrumpe] Sí, pero lo interesante es que vos en vez de elegir el discurso negador, vos elegiste la cuestión del nexo…


ST: Ah, sí…


NP: O sea, porque por ahí otra feminista hubiera elegido directamente la cuestión del cuestionamiento frontal.


ST: Sí, con los partidos no se puede, con eso no se puede…


NP: Claro.


ST: Bueno… eso subsiste. O sea, yo creo que es un lugar en el cual también hay que hacer la discusión, que no necesariamente se va a conseguir algo, pero en mi experiencia con eso siempre alguna persona se interesó y alguna persona de alguna manera hizo un aporte en el grupo donde estaba a partir de la llamita que se yo.


NP: Sí.


ST: A partir de un interrogante. O sea yo, yo me he movido siempre por los interrogantes, y creo que una de las cosas que he hecho fue sembrar interrogantes que me encanta, y… bueno creo que ha dado muchos frutos eso, por ahí en gente de lo más dispar. No sé desde… Una época en que por laburo estaba trabajando en Corrientes este…, con las mujeres de ahí de la ribera del río, totalmente analfabetas, sobre el problema de anticonceptivos, qué pasa… este… a mí me resultaba así por ejemplo maravilloso cuando ellas descubrían que podían separar lo placentero de lo reproductivo y les parecía absolutamente mágico.


NP: ¿Cuándo laburaste en Corrientes?


ST: En el año 74.


NP: ¿74?


ST: Sí.


NP: No sabía.


ST: Sí. Por mi laburo fui a esa zona…


NP: Ah…


ST: Y entonces bueno, yo trabajo con familia.


NP: [asiente].


ST: Este… entonces, hablaba con las mujeres, charlaba, y nos rindió muchísimo… bueh…


NP: Ahora, todo eso también te, te ha producido eh… enfrentamientos concretos con el poder…[en voz más baja] ahí quiero hablar del portafolio…


ST: Este…


NP: …maléfico.


ST: Claro, yo no puedo traer eso a un enfrentamiento con el poder. A ver, había un momento que no sé como engancharlo...


NP: No, yo lo engancharía por lo siguiente. Vos tenés un cuestionamiento en el nivel de lo cotidiano, viste. Un cuestionamiento en el nivel de lo sexual y de lo placentero, el nivel de lo político…


ST: [asiente].


NP: …pero al mismo tiempo tenés un tránsito por las redes sociales, que eso también es interesante…


ST: Sí.


NP: O sea que eso es una especie de resistencia… yo le diría a las psicotización, o a la marginalización como marca de marginalización.


ST: Sí bueno… o a la sectorización.


NP: Sí. A la sectorización es muy lindo.


ST: Porque viste esa cosa, bueno yo pertenezco a este sector entonces no sé

lo que pasa con el otro… sino como mis interrogantes son como más universales por ahí, permanentemente me gusta ver qué pasa acá, acá y allá con lo mismo.


NP: Sí, ahora a mí lo que me llamó la atención, o sea, yo no sé si esto puede salir o no. Vos mantenías una actitud como que combinaba tan hábilmente las dos cosas que, no eras prendida. Y justamente vas a ser prendida en el momento que a mí me parece el peor de todos, que es la Guerra de las Malvinas.


ST: [asiente].


NP: O sea que a mí lo que yo sentí, era que el nivel de posibilidad de eh… de posibilidad de alternativa, porque lo interesante es ver que la alternativa, funciona, aún en los peores momentos…


ST: [asiente].


NP: …viste no se acaba, se pueden disolver los grupos este…, dispersar la gente, todo lo que quieras pero la alternativa en algún lugar sigue funcionando. Es lo que dice Deleuze de la máquina de guerra que siempre está trabajando en los Estados como por adentro, y que de repente el momento que a vos te produce esa crisis, ese conflicto, no es una crisis, es, justo, bajo la guerra.


ST: [asiente].


NP: Así que contame eso… qué se yo.


ST: Bueno, eh…eh… lo…, no sé yo iba a las seis menos cuarto de la mañana, un sábado, a trabajar [se corta el audio].


NP: Bueno dale, ahora estamos. Salías un sábado a las seis menos cuarto de la mañana a trabajar.


ST: Y entonces cuando… iba por la calle Pueyrredón, un señor desde un auto rojo, me hace señas de ir a tomar un café, yo le digo que no, me encierra con el auto, en el próximo semáforo me vuelve a encerrar y yo le hago un gesto bastante… desairado. El próximo semáforo se pone amarillo y yo aprieto el acelerador para dejarlo atrás, el tipo acelera, se me cruza adelante, baja, y tenía uniforme de policía. Entonces me dijo que me iba a hacer una multa por cruzar el semáforo rojo, me hace la boleta y yo la boleta se la firmo en disconformidad, porque el semáforo estaba amarillo, no rojo.


NP: [asiente].


ST: Entonces él me dice la voy a tener que llevar, acompáñeme. Perfecto voy yo manejando con el señor sentado al lado mío, en mi auto. Llegó a la comisaría y descubro que me habían puesto un artículo segundo inciso tercero o una cosa así, que es conducir en estado de ebriedad. O sea que este señor, se arriesgó a que yo manejara, a pesar del riesgo que implicaba para sí. Llaman a un señor que estaba por acaso por la calle en ese momento, y lo obligan a firmar que yo estaba en estado de ebriedad. Para esto yo recitándole al tipo las penas por falso testimonio, por supuesto se reía todo el mundo, de mi intento de que el señor no cometiera falso testimonio. Este… el problema serio ahí era que yo tenía que firmar, aceptar ese cargo, porque me tuvieron incomunicada y no me dejaban llamar por teléfono a mi hijo. Cuando yo salí de casa mi hijo estaba durmiendo…


NP: [asiente].


ST:Porque yo tenía que ir a tomar una declaración jurada y volvía, este… a un ayudante, a un portero de un edificio. Tenía que ser entre las 6 de la mañana que él empieza a trabajar y las 8 que se levanta todo el consorcio, entonces, yo volvía mi casa…


NP: [interrumpe]. Como parte de tu laburo de… ¿se puede decir dónde laburás o no conviene?


ST: No conviene.


NP: OK. Como parte de tu laburo.


ST: Este… entonces eh… el problema era que [finaliza la cinta]



LADO B


ST: (…) me dicen que si yo firmo me dejan hablar por teléfono que cuando cambia la guardia, que no va a haber problemas. En el ínterin llaman, este… ah yo pido que, que bueno que si me van a hacer… que si me va a poner ese edicto, que llamen a un médico forense que me haga un dosaje a ver si yo estaba alcoholizada o no. Llaman a un médico, me hace tocarme la punta de la nariz y entonces me explica que como yo desvié este… dos milímetros de la punta de la nariz con eso podía haber este… matado a alguien por la calle o que se yo, bueno... eh…


NP: Pero el dosaje no te lo hicieron.


ST: No me lo hicieron, no, no, no. Bueno, eh… el problema es que estuve así hasta la… pasada la una del mediodía sin poder llamar, sin saber qué iban a hacer conmigo que pasaría cuando cambiara la guardia. Cambia la guardia y… bueno todo seguía igual, recién a esa hora que pudieron corroborar mi domicilio me hicieron llamar por teléfono a una vecina para que corroborara que yo vivía ahí. Entonces, este… esa vecina era la madre de una amiga, entonces le avisa y bueno dos abogados fueron donde yo estaba y les dijeron que no había ningún problema, que yo iba a salir cuando llegaran mis antecedentes. Pero como era fin de semana no sabían cuándo iban a llegar. Entonces cuando llegaran, hasta me ficharon… me hicieron todos…


NP: [asiente].


ST: … todos los chiches. Este… y bueno recién pude salir al otro día, a la una de la mañana.


NP: Te comiste todo un día.


ST: Todo un fin de semana.


NP: Todo un fin de semana.


ST: Todo un fin de semana. Este… y… bueno el problema era que, que me dijeron que eso no tenía importancia, que no era grave. Cuando yo voy a sacar la cédula dos meses después, me hicieron problema por mi estado civil, porque yo la última cédula que había sacado, había sido de soltera.


NP: Sí.


ST: Cuando voy a sacar una cédula me dicen que no, que yo estoy divorciada, porque, estaba la hoja de mi prontuario, donde estaba la cédula, o sea, la cédula, pasaporte y demás, estaba la hoja del pedido de antecedentes de cuando había sido detenida.


NP: Y vos habías dicho que eras divorciada.


ST: Claro, pero como no llevaba los papeles porque no tenían inscripción marginal, y bueno la saco como la tenía y listo. Y ahí me di cuenta que estaba… que en menos de un mes ya estaba el antecedente eso en el prontuario.


NP: No y en tu… y cuando hacen ese pedido… ¿cómo se llama?, certificado de antecedentes tiene un nombre así, aparece.


ST: Claro…


NP: Y aparece el…


ST: No yo le di la hojita.


NP: Sí, sí, sí, aparece toda tu vida…


ST: Claro estaba la hojita [inaudible] para sacarme la cédula, está todo. Ahora cuando yo llego a la comisaría, bien, les explicó en lo que estoy trabajando, lo que voy a hacer, este… no presenté credenciales, no hubo caso. Después me explicó un agente que como venía atrás de un agente que era de otra seccional ellos no tenían más remedio que inscribirlo.


NP: Sí, o sea, te encararon por linda, en este caso.


ST: Sí, por ir a laburar.


NP: Sí, sí, sí, no por…


ST: Claro vieron a alguien inusual.


NP: …por no darle bola al tipo que te quería levantar.


ST: Claro, exacto. Es así de arbitrario. Este… ahora claro, yo me asusté mucho porque en el portafolio, yo llevaba mis papeles de trabajo, además tenía boletines anarquistas, feministas, este… del movimiento gay, este… un trabajo sobre violencia, eh… no sé, de todo. En ese momento mi susto fue tremendo. Mi portafolio estaba dentro del auto, el auto estaba en la puerta de la comisaría, entonces después bueno, también [palabras inaudibles] o sea yo estoy adentro con las cajas entonces por suerte yo pude patear el portafolio por debajo del asiento cuando fueran a hacer el inventario de lo que tenía el auto para que no se viera, porque si inventariaban el portafolio con todo eso yo no sé lo que iban a pensar. [palabras inaudibles] tan contradictorio todo, bueno pero, si por no dejarme levantar por un señor me meten presa más que no haya hecho nada me meten presa, por tener todo ese material de ahí adentro que ellos no iban a entender cómo se relacionaba entre sí, no sé qué me hacen. Había una revista de las feministas católicas colombianas, este… tenía las hojas de la solicitada de la reforma de la patria potestad con las firmas. Este…


NP: Sí…


ST: Y tenía ya el comienzo de la campaña de “¿Qué vas a hacer en la paz mamá?”


NP: “Qué vas a hacer en la paz mamá”, esa no la conozco.


ST: Sí, que era una campaña para la abolición del servicio militar obligatorio en la época de las Malvinas.


NP: Ah, que no es la de [palabra inaudible].


ST: No, un [palabras inaudibles].


NP: Y quedó, quedó por ahí perdida.


ST: No, salió, salió en… se publicó en el diario y demás. Y ahí se hizo un movimiento originado por padres de… de combatientes.


NP: Bueno y ese portafolio habíamos dicho que era este… el retrato de tu vida también.


ST: Claro, porque tenía qué se yo, desde una carta de amor, hasta mi agenda, hasta… qué se yo todo lo que yo estaba trabajando en ese momento.


NP: Y que tiene que ver con esa cosa de la multiplicidad…


ST: [asiente].


NP: …de la multiplicación de actividades.


ST: No, pero son actividades que están relacionadas entre sí, no… Yo las veo relacionadas entre sí, lo que pasa es que la mayoría de las personas como que se maneja que una cosa es una cosa, ahora otra, ahora otra, pero… para mí es como parte de lo mismo.


NP: Mirá habíamos hablado de eso del nexo y de la penumbra.


ST: Sí.


NP: O sea que vos te tomabas como… como una función hacer esos nexos…


ST: Claro…


NP: Y eso venía desde dos lugares, venía desde el lado de la sexualidad, de todas tus dudas sobre las ideologías de la sexualidad…


ST: [asiente].


NP: …que no tenía nada que ver con lo real o con el goce, y por el lado también de… yo no sé, de la revolución, no sé.


ST: Sí.


NP: Si se lo puede llamar así…


ST: Sí… bueno de los caminos para el cambio de una sociedad autoritaria…


NP: Sí…


ST: … con dominados y dominantes y bueno y todas las… este… las contradicciones. El problema es el siguiente, por ejemplo, en todos mis trabajos sobre sexología o cuando he asistido a los congresos y demás, ahí había todo un mundo que era… que estaba oculto, que era el cómo tratar, por ejemplo la homosexualidad desde otro lugar que no fuera desde la enfermedad. Entonces como mi rol ahí fue intentar acercar a la gente que estaba investigando sobre el tema, con otra ideología, con otra perspectiva de la que tenían este… los sexólogos latinoamericanos, por lo menos los que yo conocía, para que se generara una polémica y el tema se hablara desde otro lugar. Lo mismo en todo lo relacionado por el manoseo que la ciencia médica hace sobre el cuerpo de las mujeres…


NP: Sí…


ST: … que anticonceptivos sí, que no, que histerectomía que… este… toda la industria que está montada alrededor del parto de las mujeres, cómo la medicina le ha robado el parto a las mujeres, en vez de ser una protagonista es una paciente que tiene que aceptar todo lo que decidan hacer sobre el cuerpo de ella porque ella no sabe. Ella está atada, colgada, la insultan, la maltratan, la colocan en una posición antinatural para parir, inclusive en contra de la ley de gravedad, [palabras inaudibles] para arriba el tipo tiene nada mas que… no va contra la ley de gravedad.


NP: Sí porque facilita el laburo de ellos, simplemente por eso.


ST: Claro, exactamente…


NP: Para no tener que agacharse.


ST: exacto, aparte no… digamos el sillón vertical, si no se lo levanta, obliga al médico a ponerse de rodillas.


NP: Y no…


ST: ¿No?, o sea… yo no creo que sea demasiado grave que un señor se ponga de rodillas para recibir una vida humana, que sea como un ritual, una cosa muy linda, pero no.


NP: ¿Y las parteras cómo hacían? Las parteras premédicas.


ST: Y… o sea, se lo tenía reclinada o en cuchillas, porque naturalmente…


NP: [asiente].


ST: es una comparación… burda, pero nadie cagaría con las patas para arriba…


NP: Claro, sería difícil, ¿no?


ST: [risas].


NP: Sería complicado.


ST: Sería como complicado…


NP: Si no hace como… hay como una especie de bolo ahí…


ST: …hay que hacer muchísima más fuerza, es totalmente antinatural.


NP: Sí…


ST: Claro, todo expuesto así… y a un señor que sería el que tendría que sacarlo, le resultaría más cómodo.


NP: Claro… Muy bueno… no, y ya que estamos con la medicina, la anécdota del DIU es una maravilla…


ST: [palabra inaudible].


NP: Sí..


ST: [risas].


NP: O sea que vos decís que no puede disponer sobre su parto, no puede disponer nadie sobre ninguno de sus órganos.


ST: Yo este… tengo personalmente… he vivido así… una serie de situaciones tremendas. Cada vez que he estado internada, me he tenido que pelear como por ejemplo desde… que suponían que yo no podía saber cuál era mi temperatura corporal, porque no me iba a servir para nada, este… hasta bueno en casos de… me internan por una pseudo apendicitis y los médicos suponen que tengo una infección este… genital a consecuencia de que usaba DIU y él estaba en contra, este… entonces eh… me dijo que me hacía el pase ginecológico y yo le dije que sí que no tenía problema en consultar al ginecólogo, pero que yo no quería de ninguna manera que me sacaran el DIU. Entonces me dice no, no se haga ningún problema es para consulta para ver cuál es el origen de la infección. Este… me revisa el ginecólogo e inmediatamente aparece en la punta de su pinza este… el DIU que había decidido sacarme porque el cirujano le había dado la orden de que me lo sacara.


NP: Qué terrible… Yo te… otra cosa que no tiene nada que ver con esto. ¿Vos te acordás de esas horrorosas operaciones de las amígdalas…


ST: Sí…


NP: …que después se dejaron de hacer porque se descubrió que era pernicioso?


ST: Exacto.


NP: ¿Vos sabés si se hacían sin anestesia durante la década del 60?


ST: A mí me lo hicieron sin anestesia y fueron unos años antes.


NP: Sí, claro… No, está bien, del 50. Vos eras muy chica.


ST: A mí me lo hicieron en los 40 creo, en el 44.


NP: Yo me acuerdo que tenía 8 ó 9 años y que fue una tortura espantosa viste. Después más modernamente me he sometido a intervenciones en los dientes complicadas, que no me han dolido, entonces era evidente que…


ST: No te habían puesto anestesia.


NP: Claro, que ahí no habían puesto nada.


ST: No, parece que es difícil la aplicación de la anestesia, este… sobre todo porque creo que hay [palabra inaudible] muscular que duerme la garganta, que puede… este, digamos con el vómito de sangre pueden provocar algo. Este… pero… era evidente que toda esa tortura que nos hicieron a un montón no era necesaria.


NP: Claro…


ST: Porque hoy en día no se opera ningún chico…


NP: Era una especie de clitorerectomía…


ST: [asiente].


NP: … de garganta, no sé como se llamaba, a la manera de garganta profunda.


ST: Sí. [se corta el audio]


NP: Lo que me parece que habría que poner es… [se corta el audio]


NP: De paso, esa apertura hacia la sexología a vos te permite, por ejemplo entender, sin ser médica, de todas esas torturas de la medicina…


ST: Claro…


NP: que de repente la retórica ideológica viste…


ST: No, aparte en este caso del DIU…


NP: [interrumpe] …te deja pasar de largo por un montón de cosas.


ST: Del DIU fue cuando el cirujano me dijo que estaba totalmente en contra del DIU y de las infecciones que provocaba.


NP: Sí.


ST: Cuando yo consigo este… huir del sanatorio, que me den el alta y que me dejen ir, yo no tenía ninguna infección genital, tenía una infección intestinal, que no tenía nada que ver con todo eso…


NP: Sí…


ST: …y que al contrario, o sea, todo el… las investigaciones que me hicieron habían sido este… sumamente perjudiciales para…


NP: Sí, no, era más en el sentido que hablaba un… que subiera un escalón en su ascenso al cielo [se ríe].


ST: Claro, inclusive con todo una suposición de que tenían que sacarme un ovario porque estaba sumamente inflamado este… y “que ahí debía haber algo”, “¡debía haber algo!”, y una vez que lo sacaban, lo analizaba. y me contaban qué es lo que había.


NP: Sí.


ST: Este... ahí bueno, gracias a mis conocimientos con todo lo que hacía que estaba en sexología, este… lo veo al quien era en ese momento el presidente de la Sociedad de Sexología, que también era ginecólogo, el doctor [inaudible], este… que cuando él me examina me dice que tengo unos ovarios preciosos, que por qué este señor no se dedicaba a cortarse las bolas [risas].


NP: [risas] Lindísimo. Bárbaro, bárbaro. Sí, y después un poco más sobre la… o sea, yo decía la cuestión del nexo, que no es solamente la apertura a la sexología sino también el picoteo por todas las… las micropolíticas me parece por ahí…


ST: Claro, o sea, yo eh…


NP: O sea, haciendo historia, vos pasaste por los grupos del encuentro de [la revista] 2001, seguimos por Política Sexual, la UFA, ehhh ¡Muchacha!, ¡Todas!, no sé…


ST: El Frente de, de Lucha por la Mujer…


NP: El Frente de Lucha por la Mujer, Todas.


ST: Este… sí, eh… todo un tiempo que trabajé eh… en un equipo de la mujer relacionado con el PST.


NP: En forma autónoma… ¿no?


ST: En forma autónoma, sí, sí, o sea, mi colaboración era sobre el tema que yo conocía.


NP: Sí.


ST: Sobre… o sea, nunca pude pronunciarme sobre este… sobre política general, porque… digamos, por ahí una falta de tiempo inclusive, porque yo no podía adherir a ninguna organización política, si no hacía un análisis más o menos a fondo de lo que pensaban.


NP: Sí.


ST: Este…en esa época había así, todo un cambio de divergencias con el SWP que a su vez tenía una línea feminista bastante aceptable, y entonces yo eh… no entendía cómo empezaban, a no tratarse el tema de la mujer, a partir de que el SWP lo trataba, y que entonces en la Argentina lo habían dejado de tratar porque estaban en conflictos ideológicos con el SWP. Entonces eso yo lo veía, pero yo no tenía acceso a material para sacar mi propia conclusión.


NP: No, entonces es posible que cuando salen esos hermosísimos documentos de la Cuarta o cosas por el estilo, viste que vengan por algunos de esos conflictos, y por algún raciocinio de esa naturaleza antes de que por una reflexión sobre la cuestión de la mujer, que se yo, viste…


ST: No, yo conocí el documento de la Cuarta sobre la mujer…


NP: [asiente].


ST: … en Brasil…


NP: [asiente].


ST: …porque acá no… o sea había leído una revista española que lo mencionaba que...


NP: Pero es la misma Cuarta, es la misma Cuarta, la Cuarta del morenismo ¿o es otra cosa?


ST: No, de otra lo saqué…


NP: Pero es otra Cuarta, no es la Cuarta del morenismo… no sabés… no sabemos…


ST: No… nunca fue posible entender eso.


NP: Nunca… no, [palabras inaudibles] cada tres veces [se ríe].


ST: Por eso, no, no, no…


NP: Bueno, “de una Cuarta” [se ríe].


ST: Lo encuentro, este…y lo traigo, y bueno acá ningún otro grupo trotskista sabía de la existencia de eso, ni siquiera las mujeres. Finalmente por lo menos es un documento elaborado que refleja todo una profundización del tema, toma hasta las expresiones del leguaje, este… de las minorías…


NP: [interrumpe] ¿Es muy largo che? ¿Es muy largo?


ST: No, es como esto.


NP: Se podría proponer para Alfonsina, ¿si quiere?


ST: Este…, sí… eh… la cuestión…


NP: [interrumpe] Se tendría que publicar alguna vez…


ST: La posición gay, la posición de los inmigrantes en todo el resto… en Estados Unidos… y todos los [palabra inaudible] esos… Hacen un buen trabajo sobre todas las minorías.


NP: Sí.


ST: Se esté o no de acuerdo con la propuesta de cambio que ellos tengan, ese análisis está bueno. Y bueno y es un material que para investigar, es imprescindible tenerlo.


NP: Acá no se introdujo la cuestión de las minorías en la Argentina…


ST: No…


NP: Todavía es como… una cosa de dos o tres locos viste.


ST: No, aparte es más grave porque todo intento de rescatar cualquier problema específico que afecta desde… a la mitad de la población, como es a las mujeres como, a cualquier sector, por ejemplo el sector indígena que acá no se toma para nada todo el problema de marginación de los indígenas, este… por el racismo que hay.


NP: Sí.


ST: Se puede hablar de antisemitismo pero…


NP: la expulsión de los extranjeros del 78, por ahí, que fue horrorosa.


ST: Este… y no… eh… no se toma en cuenta ¿no?. Bueno eh… ah, te decía que siempre, el tratar cualquier tema específico es visto como que se está este… quitando esfuerzos, se están dividiendo las fuerzas en relación a la lucha principal. Siempre hay una lucha principal y todas las demás son secundarias. Aparte siempre hay una propuesta que mágicamente, el día que se dé el cambio de las condiciones socioeconómicas de la sociedad todos los demás cambios van a ser mágicos de un día para el otro y van a empezar a ocurrir, ¿no? Ese era un discurso constante dentro de todos los partidos de izquierda e inclusive de los que de alguna forma tocaban el tema de la mujer, y que ha subsistido hasta, este… las últimas elecciones. Seguía siendo ese mismo discurso cuando, digamos, los mismos partidos de… sobre todo partidos internacionales de muchos países que ya tienen absolutamente otra posición.


Transcripción: Archivos Desviados.




Notas al pie


[1] Declaraciones de Sara Torres en el documental Rosa Patria de Santiago Loza en 2008. Dicho documental, estrenado en la 11° edición del BAFICI, aborda la historia del Frente de Liberación Homosexual (FLH) y la vida del poeta y militante marica Néstor Perlongher.

[2] Ibídem.

[3] Ibídem.

[4] Un original de este documento se encuentra en el Archivo Librepensadora Liberacionista, proyecto llevado a cabo por Mabel Bellucci.



Bibliografía tentativa


Baigorria, Osvaldo y Perlongher Néstor. Un barroco de trinchera. Cartas a Baigorria 1978-1986, Buenos Aires, Mansalva, 2006.


Bellucci, Mabel. Orgullo. Carlos Jáuregui, una biografía política, Buenos Aires, Emecé, 2010.


Bellucci, Mabel “Relaciones carnales”, en Las 12. Página 12, Buenos Aires, 16 de noviembre de 2012. https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-7651-2012-11-16.html


Calvera, Leonor, Mujeres y feminismo en la Argentina, Buenos Aires, Grupo Editor Latinoamericano,1990.


Cangi, Adrián y Jiménez, Reynaldo (ED.), Papeles Insumisos. Néstor Perlongher, Buenos Aires, Santiago Arcos Editor, 2004.


Cano, Inés, “El movimiento feminista argentino en la década del ´70”, Todo es Historia, n*183, Buenos Aires ,1982.


Cano, Virginia y Trebisacce, Catalina. “Es escrituras feministas para una teoría de la disidencia sexual: El FLH y el GPS disparan sobre el patriarcado” actas del II Coloquio Internacional “Saberes contemporáneos desde la diversidad sexual: teoría,crítica, praxis”, Buenos Aires, 2013.


Gasparri, Javier, “Los días del Grupo Política Sexual, y después. Entrevista a Sarita Torres y Osvaldo Baigorria”,n° 2, Rosario, revista Uni(+di)versidad .Programa Universitario de Diversidad Sexual de la Universidad Nacional de Rosario, 2014.


Grammático, Karin, “Las ‘mujeres políticas’ y las feministas en los tempranos setenta: ¿un diálogo (im)posible?” en Andújar, Andrea; D'antonio, Debora; Domínguez, Nora; Grammático, Karin; Gil Lozano, Fernanda; Pita, Valeria; Rodríguez, María Inés y Vassallo, Alejandra, Historia, Género y Política en los 70, Buenos Aires, Feminaria Ediciones, 2005.


O.B [Osvaldo Baigorria], “Investigación: La moral sexual en la Argentina”, 2001. Periodismo de anticipación, Año 6, nº 65, Buenos Aires, 1973.

Palmeiro, Cecilia (ED.), Néstor Perlongher. Correspondencia, Buenos Aires, Mansalva, 2016.

Trebisacce, Catalina, “Una segunda lectura sobre las feministas de los 70 en la Argentina”, Conflicto Social, Vol. 3 n*4, Buenos Aires, Instituto de Investigaciones Gino Germani, 2010. https://publicaciones.sociales.uba.ar/index.php/CS/article/view/396


Trebisacce, Catalina y Torelli, María Luz “Un aporte para la reconstrucción de las memorias feministas de la primera mitad de la década del setenta en Argentina. Apuntes para una escucha de las historias que cuenta el archivo personal de Sara Torres”, Aletheia, vol. 1, n* 2,Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata, 2011. http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.4812/pr.4812.pdf


S/R “Sexo y Liberación. Mesa Redonda”, 2001. Periodismo de anticipación, Año 5, nº 45, Buenos Aires, marzo 1972.


S/R “Sexo y Liberación: un debate que no se cierra”, 2001. Periodismo de anticipación, n° 47, Buenos Aires, mayo 1972.


S/R “Hacia la revolución social. (Un llamamiento)” 2001. Periodismo de anticipación, Año 5, n° 51, Buenos Aires, junio 1972.


Soto, Moira, “Cuando las mujeres dijeron UFA”, en Las 12. Página 12. Buenos Aires, 8 de enero de 2010. https://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-5425-2010-01-08.html


Agradecimientos


A nuestra querida Sarita Torres. A Roberto Echavarren por el apoyo de siempre.


AVISO SOBRE REPRODUCCIÓN Los trabajos publicados en Moléculas Malucas, así como las imágenes que los acompañan, solo pueden reproducirse con nuestra previa autorización y la de sus autor*s, personas entrevistadas, titulares de derechos de autor, traductor*s o archivos que custodian los materiales reproducidos junto a los artículos. En caso de precisar mayor información pueden escribir a archivomoleculasmalucas@gmail.com



Cómo citar este trabajo

Belluci, Mabel y Queiroz, Juan. Sara Torres Dialoga con Néstor Perlongher. Una alianza marica y feminista surgida en los años setenta

Moléculas Malucas, marzo de 2022

https://www.moleculasmalucas.com/post/sara-torres-dialoga-con-nestor-perlongher