Memorias de Área


En este artículo Dj Dr Trincado (Cristian Trincado) saca a la luz una memoria sobre Área, el mítico boliche porteño de mediados de los años 80. Desde sus comienzos como dj Trincado viene gastando taco y se transformó en figura clave de la escena electrónica argentina desde sus orígenes. Junto a testimonios de sus amig*s Pablx Costa Wegsman, Peter Pank, Javier Romero, Pato Sauri Ortiz y Sergio Valcheff, habitués del boliche, Trincado nos transporta a las noches de oro de la escena queer porteña y nos regala además cuatros sets con la música que sonaba en la pista de Área, gentileza de K7BLOG.


Por Cristian Trincado*


La puerta de ingreso al boliche Área, en la calle Junin 1095. Marzo de 1986. Fuente: Fondo Editorial Sarmiento. Departamento de Archivos de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.

Agosto de 1983. En una primera plana de ‘Crónica’ vespertina leíamos un título atronador tipo catástrofe. Habíanse llevado presos a grupos de personas de sexo masculino sorprendidos mientras bailaban en una fiesta especial en el barrio de Belgrano (…) Las detenciones fueron precisas y conducentes a ‘extirpar’, tal como era la orden de la derecha extrema que nos gobernaba, a limpiar de homosexualismo el país” (…) Aquí, hasta esa temporada del ’83 era imposible que estuviese abierto un boliche ‘gay’. Era cerrado implacablemente.

La cita pertenece un artículo del periodista Néstor Romano escrito para la revista Flash, de abril de 1986, titulado Lista completa y submundo de los locales ‘gay’ que funcionan amparados en la democracia. Si bien el relato de Romano se refiere a los últimos meses de la dictadura cívico militar, la democracia tardó en ser plena para nuestras comunidades disidentes contra la norma heterosexual. Había que tener coraje y valentía cuando encarábamos la noche en esos años. Hasta 1998, los edictos policiales siguieron rigiendo en forma y norma bajo el pretexto de incitar al acto carnal o vestir ropas del sexo opuesto. Los autos de la división Moralidad de la Policía Federal irrumpían sorpresivamente en lugares de reunión de maricas, tortas o travestis apostando sus camiones celulares en la puerta para cargarlos de amorales, como nos llamaba la prensa, y conducirl*s hacia las comisarías. No debemos olvidar que en un reportaje para la revista El Porteño, de mayo de 1984, Antonio Tróccoli, Ministro del Interior a cargo de la Policía, declaraba dando rienda suelta a su lengua fascistoide que la homosexualidad es una enfermedad, de manera que nosotros pensamos tratarla como tal. Si la policía ha actuado es porque existieron exhibiciones o actitudes que comprometen públicamente lo que podrían llamarse las reglas del juego en una sociedad que quiere ser preservada de manifestaciones de este tipo.

En perspectiva el boliche Área (1985-1989) ocupa en la memoria de quienes tuvimos la fortuna de conocerlo un sitio de resistencia dentro de aquel contexto represivo. Un lugar donde convergieron contiendas en pos de las libertades individuales desde un activismo per se y sin banderas. Fue en Área, inaugurado en marzo de 1985, desde donde surgió años después la escena que se etiquetaría como “underground”: polisexual, multisocial, y multicultural. Estaba ubicado en la calle Junín 1095, a metros de la avenida Santa Fe, yiródromo marica por excelencia. Desde la esquina de Santa Fe, parada obligada de taxi boys y maricas de yiro, se podía adivinar a pocos metros una pequeña puerta con un tumulto de gente agolpada esperando a poder ingresar.


Cristian Trincado, 1983. Fotografía de Christopher Browne. Fuente: Archivo Cristian Trincado.

Corrían los primeros años ochenta cuando al finalizar el colegio hice mi entrada triunfal a la noche adulta ingresando al boliche New York City como dancer de la troupe contratado y pago. Fue un momento explosivo, transité mis veinte años descubriendo mundos fuera de mi casa familiar; disfrutando las primeras drogas, desconociendo aún que el destino designaría mi inquietud por los discos como un modo de vida. Mi debut con los vinilos fue en Club 100, más tarde fui residente en Memory, que estaba ubicado en la galería comercial donde también estaba Vértigo, "errepepeado" por Sergio De Loof y Charly Grilli y donde mi socio, Pablo Fernandez Mouján, ponía a girar cassettes con sus últimos discos grabados en ellos. Durante esas primeras noches, trabajando en equipo, yo operaba la consola y Pablo, desde abajo de las bandejas, me sugería con qué tema seguir.


Con mi grupo de amig*s solíamos ir a Área durante la semana y también los domingos, previa pasada por San Telmo. El boliche abría sus puertas todas las noches menos los martes. Aunque se lo conocía como un lugar de encuentro gay, reunía lo más rico de la mezcla sociocultural, un público variopinto donde convergían maricas, tortas, un*s poc*s heter*s y bisexuales, dealers, rockeros, peluqueras, taxy boys, socialites, artistas, emplead*s administrativ*s y boutiqueras, entre otr*s. Aun así, y esto es necesario no pasarlo por alto porque era un hecho repudiable y violento, las travestis, al igual que en el resto de los boliches gays, como Contramano, tenían vedada la entrada y eran frenadas en la puerta del boliche. Y esto sucedía frente a la indiferencia frívola del resto del público, que presenciaba aquel rechazo sin importarle demasiado. Pero muchas de las chicas, invencibles, discretas con sus bolsitos, se calzaban los jeans y las chatitas y se las arreglaban para entrar y al poco tiempo salir del baño montadas y ganarse esplendorosamente la pista.

Tarjeta de invitación al tercer aniversario de Área realizado el viernes 18 de marzo de 1988. Fuente: Archivo Cristian Trincado.

En el citado artículo de Flash, Romano describía así al boliche Área (…) antes existía allí una discoteca común. Se penetra subiendo una escalera totalmente negra con luces a los costados. Es un amplio salón. En un costado una enorme pantalla proyecta “video-clips” de cantantes y grupos de onda. Todos se pasean displicentemente hasta las dos y cuarto de la madrugada. Es cuando entra a tallar el sonido rabioso y la pista se convierte en la gran feria musical de las contorsiones.

Quien reinaba en Área era Claudio “La Clota” Lanzetta, inolvidable relaciones públicas de la noche, la moda y el espectáculo, asesinado en su departamento de Palermo en 2001. En Área no solían girar otr*s dj que no sean Cristina de la Vega y Fernando Petrone, sus residentes, aunque hubo excepciones: yo también pasé música allí y también lo hizo Aldo Haydar, quien sabía coquetear y hacer magia para tocar en otros tantos lugares, aunque compitieran unos con otros. En Área había una batea propia de vinilos y también cada dj llevaba los suyos, generalmente adquiridos en Europa o Estados Unidos por medio de alguna azafata quien, de acuerdo a su plan de vuelo, te traía tus anhelados que solo podías pagar en dólares.


Peter Pank junto a su amiga Majo, de la banda Acción Directa, en Área. 1987. Fuente: Archivo Peter Pank.

Área era un espacio en donde un* se sentía libre para ser y hacer lo que quisiera, hasta, para quienes así lo desearan, tener sexo a la sombra de las gradas en medio de la confusión del agite que provocaba el sonido de temas nuevos como You Spin Me Around de Dead or Alive, A Little Respect de Erasure y el himno trans A quién le importa, de Alaska y Dinarama. Cuando irrumpía este último se cumplía la profecía de la Warhol, l*s anónim*s tomaban por asalto el escenario armando una suerte de pandemónium e improvisaban una coreografía sincopada, despiadada y anárquica que abarcaba desde movimientos del can can a burdas mimografías para nada académicas. Era el mismo escenario que usualmente recibía a formaciones como Caviar, Los Peinados Yoli o los Besos de Neón, para que el público l*s admirara desde la barra, las gradas o la pista. Y desde una gran pantalla, mientras cadereabas, podías asistir a un fragmento de una película porno gay, un video clip de MTV o, los domingos, ver algún capítulo de la serie Dinastía.


Área fue un boliche popular, no como Experiment, en Carlos Pellegrini y Santa Fe, o Line, en Santa Fe y Coronel Díaz, ambos con pretensión de diseño y buen gusto estereotipado del cual se vanagloriaban las locas de Barrio Norte, auscultando mientras argumentaban con pretensión de clase el no ir a Área “porque está lleno de peluqueras”. Aunque había también otros lugares gays abiertos, como Contramano, Teleny, Old Bricks, Memory y algún otro club pequeño, casi siempre, en algún momento de la noche, se recalaba en Área. Es importante destacar que más allá de que Contramano fuera el cuartel de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), en mi grupo de amig*s veíamos como repudiable su actitud misógina de prohibir el ingreso de mujeres.


Cómic repartido en Área, en 1988, con texto de Cristian Delgado y dibujos de Pedro Zambrana. Fuente: Archivos Desviados.

Área se fue apagando con el fin de la década del 80. Hacia 1987 la crisis del sida estaba en pleno auge, llevándose a decenas de amig*s y conocid*s, generando una catarata de duelos que parecía no terminar nunca. Más tarde, en los noventa, cuando el ingreso de mujeres y travestis a los clubs gays fue menos vedado, comenzó a conformarse una escena underground con consignas propias de hermandad y comunidad. Esto ya se perfilaba en boliches recién surgidos como Age of Communication, Morocco, El Dorado y Ave Porco, y con performances como las de Acción Mutante, la James, Wendy y Werusha, Tayda Lebón, y Beto Botta, entre otr*s, y en los desfiles llamados "Genios Pobres”, en el Garage H Argentino, comandados por De Loof.

Con la llegada del 2000, ese under decantará producto de la depredación corporativa de la escena electrónica llamada “Creamfields” y a la falsa creencia de que tener un sponsor apoyando a un dj convertía a un pinchadiscos en alguien valioso. En realidad, sucedía algo inverso. El valor lo tenía el dj, que lo había construIdo con su trabajo, y la marca llegaba porque podía sacar algún rédito.

Las nuevas generaciones tienen poca o nula idea de la sigla que nos hacía temblar a quienes salíamos por esos años, y much*s creerán seguramente que 2H o 2F son fenómenos del TikTok, ignorando las luchas llevadas a cabo para que ell*s puedan salir a la calle sin que l*s metan en un celular rumbo a la comisaría. Como una vez comentó Jorge Gumier Mayer en las redes sociales: “A nosotros nos metían presos y nos picaneaban y ustedes tienen su suplemento en un diario”.


De izquierda a derecha: Máximo Hopff, Santiago Bengolea y Cristian Trincado en el boliche "Line" en 1985. Fuente: Archivo Cristian Trincado.

Siguen a continuación una serie de testimonios que recogí de amig*s que frecuentaron Área, Pablx Costa Wegsman, Peter Pank, Javier Romero, Pato Sauri Ortíz y Sergio Valcheff.

J – REGIS

TRO DE ESCENAS MUSICALES SUBTERRÁNEA

Testimonios

Pablx Costa Wegsman

Peter Pank

Javier Romero

Pato Sauri Ortiz

Sergio Valcheff



Área y la música en la escena gay de los 80s, por Dj Dr. Trincado


La música de Área 1

La música de Área 2

La música de Área 3

La música de Área 4


Cristian Trincado. 1983. Fotografía de Mario Urbani. Fuente: Archivo Cristian Trincado.

* Dj Dr Trincado es una figura esencial en la escena vernácula porteña. Fue portero de la mítica discoteca Fire, dancer en New York City durante su época de oro, también fue integrante de Los Peinados Yoli en la última época. Comenzó a hacer música a mitad de los 90's y ya cuenta en su haber con cuatro discos compuestos por él y producidos junto con la más sofisticada crema musical de la región. Realizó performances en la calle con tocadiscos a pilas generando pequeñas raves , ademas de la brillante "Dr Trincado Mete Pua" junto a Gabo Ferro en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Tiene dos libros publicados y comandó la radio online Mirrorball.fm mientras duró. En los 90's junto con Carla Tintoré y Diego Roca conformaron el primer grupo de djs de Argentina, la mítica Dj Union.



AVISO SOBRE REPRODUCCIÓN


Los trabajos publicados en Moléculas Malucas, así como las imágenes que los acompañan, solo pueden reproducirse con la previa autorización de sus autor*s, personas

entrevistadas, titulares de derechos de autor, traductor*s y archivos que custodian los materiales reproducidos junto a los artículos.


Desde Moléculas Malucas nos proponemos contribuir al acceso a estos materiales, por lo tanto en caso de precisar mayor información para establecer los contactos necesarios para la reproducción, pueden escribir a archivomoleculasmalucas@gmail.com y con gusto brindaremos asistencia.



Cómo citar este trabajo:

Trincado, Cristian. "Memorias de Área".

Moléculas Malucas, marzo de 2021.

https://www.moleculasmalucas.com/post/memorias-de-área



Moléculas Malucas 2020 ® Todos los derechos reservados.